Vivir el día a día con esclerosis múltiple: el mejor plan

La vida con esclerosis múltiple (EM) no termina, simplemente cambia. Hay mucha vida después de la EM. Y junto con el cambio que supone tener que convivir con una enfermedad de evolución incierta y caprichosa como la EM, los afectados prefieren vivir en el presente. Esta es la principal conclusión a que se llegó en una encuesta realizada en el año 2014 por la entidad sin ánimo de lucro “Esclerosis Múltiple España”.

El reto de esta encuesta, en la que participaron 633 personas con EM de toda España (un 73% de ellas mujeres y un 27% hombres), fue conocer su visión sobre el futuro, saber cómo se enfrentaban al mañana los afectados por una enfermedad llena de interrogantes. Por eso, la principal pregunta de la encuesta estaba enfocada a conocer la opinión de estas personas sobre sus planes de futuro.

La encuesta reveló que un 45% de los afectados de EM se inclinaba por “Vivir el día a día”, sin detenerse a pensar demasiado en sus planes de futuro. Este era el mejor plan para estas personas. Por el contrario, solo un 25% prefería anticiparse a lo que pudiera pasar y hacer planes de futuro. Según indicaba uno de los encuestados, «es necesario seguir adelante; si un brote estropea un viaje, ¡qué se le va a hacer!; un dolor de muelas también lo puede estropear».

Los encuestados señalaron también que ante un diagnóstico como este no hay que adoptar conductas derrotistas, sino que es necesario tener metas. A pesar de la incertidumbre que genera esta enfermedad en los afectados, existen muchas esperanzas para ellos; y en el campo de la EM, la palabra “esperanza” no es una especie de aureola abstracta, sino que está llena de promesas tangibles. Esto se debe a que estamos atravesando por un momento de grandes avances en la investigación sobre la EM que podrían abrir las puertas para el desarrollo de nuevas y prometedoras formas de prevenir y tratar la enfermedad. Es cuestión de tiempo y cada vez nos encontramos más cerca de la meta.

Existe una frase de un autor anónimo que resume el resultado de esta encuesta: “El pasado es historia, el futuro es un misterio y el hoy un regalo; por eso se llama presente”. La actitud más sensata ante la EM es aceptar la enfermedad, confiar en los profesionales de salud y vivir el día a día de la mejor manera posible. Aunque parezca un juego de palabras, el mejor plan de futuro para las personas con EM es vivir el presente.

Referencias:

Fecha de actualización: 10/2018

1810061880

ver más en Afrontando la EM