Valor terapéutico de la relajación en la esclerosis múltiple

La relajación puede constituir un valioso beneficio para las personas que sufren esclerosis múltiple (EM). Practicar técnicas de relajación no solo ayuda a reducir el estrés, sino que contribuye a mejorar algunos síntomas importantes y molestos de la EM, como la fatiga o el insomnio.

Sufrir estrés es muy habitual en las personas con EM, sean la causa las pérdidas físicas, psicológicas y sociales causadas por la EM. La inseguridad que genera en muchas personas la esclerosis múltiple por su impredecible evolución también puede ser una importante fuente de estrés.

Cuando el estrés es excesivo, puede tener consecuencias muy negativas en las personas con EM. Según un informe elaborado por la Academia Americana de Neurología (American Academy of Neurology), el estrés se ha relacionado con el inicio de la esclerosis múltiple y con la aparición de exacerbaciones de la enfermedad, es decir, con la aparición de nuevos síntomas de EM o un empeoramiento de los síntomas anteriores. Esta influencia negativa del sobre la EM se ha confirmado en diversos estudios.

En un estudio reciente (Artemiadis et al, 2012) se ha observado que las técnicas de relajación son efectivas para reducir el estrés en las personas con EM. Para ello, los investigadores seleccionaron una muestra de pacientes con EM y los repartieron en dos grupos. Los pacientes de uno de los grupos recibieron un CD con técnicas de relajación y se les indicó que las practicaran dos veces al día en su casa, en dos sesiones, mientras que el otro grupo no practicó técnicas de relajación. Ocho semanas después, se evaluó el nivel de estrés de los participantes mediante un cuestionario y se observó que era menor en las personas que habían practicado técnicas de relajación.

Según el estudio de Dapayoglu y Tan (2012), la relajación también ayuda a mejorar la calidad del sueño y a reducir la fatiga, uno de los síntomas más comunes en la EM. Estos resultados se observaron tras someter a un grupo de personas con EM a un programa de Relajación Muscular Progresiva, un método desarrollado por el médico estadounidense Edmund Jacobson a comienzos del siglo pasado y que, a pesar de su veteranía, se sigue utilizando habitualmente en fisioterapia para reducir la tensión muscular que acompaña a la ansiedad y mejorar la calidad del sueño. 

Referencias:

Fecha de publicación: 10/2017

1709052163

ver más en Afrontando la EM