¿Qué puedo hacer y qué no puedo hacer con esclerosis múltiple?

Ésta es una cuestión que nos podemos plantear tras el diagnóstico de esclerosis múltiple (EM). Si planteamos la pregunta de esta manera, la respuesta es muy sencilla: tanto si tienes esclerosis múltiple como si no, vive con normalidad y haz lo que te haga feliz.

Sin embargo, podemos replantearla de esta forma: ¿Qué debo y qué no debo hacer si padezco esclerosis múltiple?

A continuación, mostramos una lista sencilla de actividades cotidianas que es recomendable realizar si has sido diagnosticado de EM y otra lista de actividades que es conveniente evitar.

Muchas de las actividades que recomendamos realizar van orientadas a mejorar uno de los síntomas más molestos de la esclerosis múltiple, la fatiga (1). Entre estas podríamos encontrar:

  • Tener una práctica frecuente de ejercicio moderado. Realizar ejercicio moderado con frecuencia ayuda a fortalecer los músculos y a establecer conexiones nerviosas con ellos. Además, aporta beneficios en la prevención de otras enfermedades, como las cardio o cerebrovasculares y la diabetes. Por ello, el ejercicio regular está recomendado para toda la población, pero especialmente para los pacientes con esclerosis múltiple, dada su predisposición a experimentar cansancio y fatiga. Otra posibilidad es recurrir a ejercicios fisioterapéuticos pautados o a terapia ocupacional [MC1] .

 

  • Respetar una buena disciplina de sueño. El cansancio y la fatiga son síntomas frecuentes de esclerosis múltiple. Una manera sencilla de prevenirlos es no sumar más cansancio por nuestra parte. Y la mejor manera de garantizar la ausencia de cansancio es mantener una buena higiene del sueño, respetando unos horarios y utilizando técnicas de relajación, si es necesario. 
  • Evitar el calor. La mayoría de pacientes con esclerosis múltiple refieren que encontrarse en un ambiente caluroso aumenta su fatiga, por lo que es recomendable optar por lugares con temperaturas agradables.
  • Llevar una dieta saludable. Una dieta saludable es fundamental para la salud de cualquier individuo sano. Sin embargo, debido a los problemas de fatiga, cobra todavía mayor importancia en la esclerosis múltiple. Algunos expertos, como Alain Gaby (2), recomiendan además la utilización de suplementos nutricionales, como los enriquecidos en carnitina. 

Entre las recomendaciones para no hacer, destacamos:

  • Fumar. El tabaco produce un estado inflamatorio en el organismo, de la misma manera que lo hacen las enfermedades autoinmunitarias. En el caso del tabaco, parece que el centro de esta inflamación son los vasos sanguíneos, de lo que se derivan los problemas vasculares tanto cardiacos como cerebrales (3). Por todas sus consecuencias negativas para la salud, es conveniente, pues, evitar el tabaco.
  • Beber alcohol. El consumo de alcohol puede incrementar la sensación de fatiga y, además, interactuar con los fármacos utilizados para el tratamiento de la esclerosis múltiple. Por estas razones, lademás de las ya conocidas, es conveniente evitar el consumo de alcohol.
  • NO hacer cualquiera de las recomendaciones de la primera lista. Anteriormente hemos incluido una buena lista de recomendaciones de actividades para hacer. ¡No te recomendamos que dejes de hacerlas!

  

Referencias

1.- La fatiga: lo que usted debe saber. Una guía para personas con esclerosis múltiple. Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple. 2007 [acceso 21 de noviembre de 2012]. Disponible en: www.nationalmssociety.org/NationalMSSociety/media/MSNationalFiles/Brochures/Brochure-La-Fatiga.pdf

2.- Alan G. Multiple sclerosis. Glob Adv Health Med 2013;2(1):50-56.

3.- Shirani A, Tremlett H. The effect of smoking on the symptoms and progression of multiple sclerosis: a review. Journal of Inflammation Research 2010:3 115-126.


 [MC1]enlace al artículo de terapia ocupacional

 

Fecha de publicación: 03/18

1711053840

ver más en Afrontando la EM