¿Qué es el daño focal?

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta el funcionamiento normal del sistema nervioso central. Aún se desconocen las causas que la producen, pero sí que se sabe seguro que intervienen diversos mecanismos autoinmunes.

Esta pérdida de funcionalidad en la EM se debe a dos tipos de alteraciones que provocan la pérdida de células y masa del cerebro y de los nervios: por un lado lesiones inflamatorias definidas y locales (que se conocen como daño focal) y por otro procesos inflamatorios más extendidos de pérdida de normalidad anatómica (que se conocen como daño difuso).

El daño focal y difuso son los dos principales factores que contribuyen a la pérdida generalizada de células nerviosas (neuronas), así como al deterioro físico y de las funciones mentales (deterioro cognitivo, ver post Deterioro Cognitivo en Esclerosis Múltiple).

En otro post hablaremos de Qué es el daño difuso, pero ahora nos centraremos en qué es el daño focal.

El hallazgo patológico más característico en la EM es la presencia de múltiples focos o placas de desmielinización (pérdida de mielina, la capa que recubre los axones de las neuronas), descritas hace ya más de 160 años, que se distribuyen a lo largo de todo el SNC pero tienen predilección por algunas zonas en particular, como los nervios ópticos, el tronco del encéfalo, el cerebelo, la sustancia blanca periventricular y la médula espinal. Estas áreas focales de destrucción de la mielina son debidas a una reacción inflamatoria protagonizada principalmente por unas células llamadas macrófagos y linfocitos T.

Las lesiones inflamatorias focales se presentan en la práctica clínica como recaídas, y pueden ser en todo o en parte reversibles - lo cual explicaría los períodos de sintomatología aguda seguidos de mejoría con regresión de los síntomas -. La recuperación incompleta de una recaída puede hacer avanzar significativamente el nivel de discapacidad. Para más información sobre recaídas ver el post Qué es una recaída en el paciente con esclerosis múltiple.

De todos modos, la EM es una de las patologías que actualmente se está investigando más, y en los últimos diez años han aparecido fármacos más eficaces y seguros que mejoran la calidad de vida del paciente.

Referencias:

Fecha de publicación: 11/2016

1711053784