Modificaciones útiles en el domicilio y riesgo de caídas en pacientes con disfunción neurológica

Algunos pacientes con esclerosis múltiple (EM), según su nivel de discapacidad, pueden tener un trastorno de la coordinación del equilibrio, vértigo, trastornos motores y sensitivos, con alteraciones de la marcha y la estación. Es común que estos déficits neurológicos puedan provocar caídas al suelo, por lo que se debería tener en cuenta la modificación tanto de algunos elementos de la casa donde habite, como de algunas actitudes.

Estas recomendaciones se podrían utilizar en cualquier patología médica con trastorno del equilibrio y coordinación.

En casa se recomienda:

  • Tener una cama baja, de manera que los pies toquen el suelo cuando se siente en el borde.
  • Retirar los cables o cuerdas sueltas de áreas de paso.
  • Eliminar las alfombras que estén sueltas.
  • Si hubiese diferencias de altura entre pisos intente emparejar éstas en las puertas.
  • Tener una buena iluminación.
  • Reorganizar la casa de manera que las cosas sean más fáciles de alcanzar, manteniendo un teléfono a mano para cuando necesite hacer o recibir llamadas.

Prepare su casa para que no tenga que subir peldaños. Ubique su cama o habitación en la planta baja, teniendo un baño en el mismo piso donde usted pasa la mayor parte del día. Si utilizase un caminador, es muy útil colocar una pequeña cesta para llevar un teléfono y otros artículos imprescindibles. Cuando se ponga de pie, hágalo lentamente, aferrándose con las manos a algo que esté bien sujeto.

Respecto al baño debería:

  • Colocar esteras de succión o antideslizantes de caucho de silicona en la bañera para evitar caídas.
  • Usar una llave monomando en su grifo que mezcle el agua caliente y la fría.
  • Instalar un asiento o un banco en la ducha.
  • Mantener seco el suelo fuera de la ducha.
  • Elevar la altura del asiento del retrete. Se puede utilizar un asiento especial denominado bidé portátil que le ayuda a limpiar las nalgas sin usar las manos. Este sistema rocía agua tibia para limpiar y luego aire caliente para secar.
  • Poner barras de seguridad para el baño y el retrete o inodoro. Estas barras deben asegurarse de forma vertical u horizontal a la pared, no diagonalmente. No se deben usar los toalleros como barras de soporte, dado que no aguantarán el peso.

Tomando en cuenta estas recomendaciones y asesorándose con su red de profesionales de la salud, podrá mejorar su calidad de vida y prevenir riesgos, tanto en el hogar, como en cualquier espacio en dónde se desenvuelva la mayor parte del día.

 

Dr. Félix González
Médico adjunto de Neurología
Hospital General Virgen de la Luz. Cuenca
Mayo 2012

1707051176

ver más en Afrontando la EM