Mito: “La esclerosis múltiple se transmite a los hijos”

Aunque existe una cierta predisposición genética a padecerla, la esclerosis múltiple no es una enfermedad hereditaria. Esto significa que aunque la esclerosis múltiple no se transmite de padres a hijos, puede aparecer con mayor frecuencia en determinadas familias o en los familiares de las personas afectadas.

Vamos a tratar de aclarar los conceptos de enfermedad “hereditaria” y “predisposición genética” a sufrir una enfermedad, que en ningún caso son sinónimos.

Para que una enfermedad pueda considerarse hereditaria, debe seguir un modelo de herencia “mendeliano”, que se caracteriza por existir un solo un gen defectuoso y transmitirse la alteración de una generación a otra. Sin embargo, según expertos del Departamento de Neurología de la Universidad de California, en San Francisco, la esclerosis múltiple no sigue este modelo. Aunque sus causas exactas aún no se conocen, se sabe que la enfermedad no viene determinada por un solo gen, sino por varios, cuya influencia se combina con una serie de factores ambientales,  inmunológicos y genéticos que aumentan la predisposición genética de algunas personas a sufrir la enfermedad. Algunos de estos genes ya han sido identificados y la mayoría están relacionados con funciones del sistema inmunológico. De este modo, lo que se hereda es la predisposición a sufrir esclerosis múltiple, pero la enfermedad no se transmite de padres a hijos porque no sigue un modelo mendeliano.

En las personas de una misma familia, el riesgo de sufrir esclerosis múltiple es algo mayor que en la población general, pero no porque la enfermedad se transmita de padres a hijos, que no es el caso, sino por esa conjunción de factores ambientales, inmunológicos y genéticos que comparten, y que conforman una mayor predisposición a padecer la enfermedad. Según los estudios, el riesgo de que una persona desarrolle esclerosis múltiple en función de su parentesco con un afectado es el siguiente:

- Un 0,1% (una de cada mil personas) en la población general, sin familiares afectados.

- Un 2% en los niños con un progenitor afectado.

- Un 12,2% en los niños con los dos progenitores afectados.

- Alrededor de un 5% cuando el afectado es un hermano o un gemelo no idéntico.

-En torno a un 25% si el afectado es un gemelo idéntico.

Debido al escaso riesgo que tienen los hijos de los afectados de desarrollar la enfermedad, no es necesario el consejo genético en las personas con esclerosis múltiple que se están planteando tener descendencia.

 

Referencias:

Fecha de publicación: 01/2017

1710053061