Mito: el aspartamo causa esclerosis múltiple

¿Eres capaz de tomarte un yogur natural o un café amargo tal cual, a pelo? La verdad es que están mucho más ricos cuando saben dulce. Ahora bien, ¿con qué hay que endulzarlos? Dicen que el azúcar es malo y el aspartamo, también. ¿Será cierto? La ciencia tiene la respuesta.

La controversia del aspartamo

El azúcar es el endulzante por antonomasia, utilizado desde tiempos inmemoriales. Sin embargo, en cantidades elevadas, tiene efectos negativos sobre la salud. La Organización Mundial de la Salud advierte de que tomar mucho azúcar causa sobrepeso y obesidad, además de caries, tanto en niños como en adultos. Por eso, recomienda que el azúcar represente menos del 10 % de las calorías totales de la dieta, incluso menos del 5 % si es posible. Esto, explicado con cifras. Sin cifras, la recomendación es «cuanto menos, mejor».

En vista de esto, hace mucho que la industria comercializa diferentes edulcorantes sin apenas calorías, entre ellos, el aspartamo. Este es un polvo blanco con un poder endulzante unas 200 veces mayor que el azúcar, pero con muy pocas calorías.

Muchas historias circulan desde hace años acerca de los efectos del aspartamo sobre la salud. Se ha dicho que causa cáncer, lupus, epilepsia, malformaciones en los bebés y… esclerosis múltiple.

En cuanto a la relación del aspartamo con la esclerosis múltiple, parece que el origen de la información fue un correo electrónico de una tal Nancy Markle, que enseguida se hizo viral en 1999. En él cuenta los supuestos horrores del aspartamo y denuncia una conspiración entre la Food and Drugs Administration (FDA) y Monsanto, la compañía que comercializó el aspartamo. ¿La verdad? Nadie sabe quién es esa Nancy Markle, y nadie ha podido confirmar la fuente de la información.  

Los estudios sobre el aspartamo y la esclerosis múltiple muestran que…

Si algo bueno se ha sacado del correo electrónico de Markle es que motivó que se realizaran un montón de investigaciones sobre la relación del aspartamo con diversas enfermedades.

Por ejemplo, en el 2002, Butchko y sus colaboradores efectuaron una exhaustiva revisión de todos los estudios realizados durante 30 años. Concluyeron que «está claro que el aspartamo es seguro y no quedan preguntas sin resolver respecto a su seguridad cuando se consume de la manera habitual».   

En el 2007, Magnuson, junto con otros investigadores, llegaron a una conclusión parecida tras revisar la literatura científica: que el aspartamo es seguro.

Estos son solo dos ejemplos, pero hay muchos más. De hecho, la FDA explica que más de 100 estudios científicos avalan la seguridad del aspartamo.

Entonces, ¿puedo tomar aspartamo si tengo esclerosis múltiple?

Sí, puedes. Las pruebas científicas hasta la fecha indican que el aspartamo es seguro para la salud. Así lo aseguran la Food Standards Agency, del Reino Unido, la FDA, de los Estados Unidos, y la European Commission's Scientific Committee on Food (SCF), de Europa, que establecen el límite máximo de consumo diario en 40 mg por cada kilo de peso.

Pueden tomarlo todas las personas —incluidos los niños mayores de 12 semanas y las embarazadas—, excepto las que padecen fenilcetonuria, una enfermedad que impide metabolizar la fenilalanina del aspartamo.

Así que no temas: endúlzate la vida.   

Referencias

Organización Mundial de la Salud. Ingesta de azúcares para adultos y niños. 2015.