Más fuertes que la Esclerosis Múltiple

Desde el año 2009, la Federación Internacional de la Esclerosis Múltiple (MSIF) señala el último miércoles del mes de mayo como el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple (EM). La «EM no me frena…» fue el eslogan propuesto para la conmemoración de este año.

En torno a este motivo, el pasado 25 de mayo se organizaron actividades y eventos en ciudades de todo el mundo: carreras populares, exposiciones, cordones humanos, conciertos, charlas informativas… que pusieron de manifiesto la capacidad de los pacientes de EM para afrontar las circunstancias negativas, el empeño por llevar la vida que uno quiere a pesar de todo y la voluntad de ser más fuertes que los síntomas.

Precisamente #strongerthanMS (“más fuertes que la Esclerosis Múltiple”) se erigió como etiqueta oficial para acompañar a los mensajes que se difundieron en las redes sociales durante el Día Mundial, y como tal se mantendrá durante el resto de 2016.

Leer las historias de otras personas con EM y conocer cómo afrontan los demás cada día sin detenerse; quizás también compartir una historia propia y ser un espejo en el que otros se reflejen para avanzar, son maneras de encontrar juntos una vida en la que la EM no suponga un freno radical.

La independencia se ha convertido, por tanto, en el foco de inspiración de este año para salir a la calle (o asomarse a la Red) y entablar una conversación con quienes entienden la EM, porque viven con ella, y también con quienes aún no saben en qué consiste.

Tratar de ser independiente con EM es un reto importante, no cabe duda; pero ¿vale la pena perseguirlo? Seguro.

No obstante, ser independiente no es necesariamente perseguir la autosuficiencia. La EM pone sus condiciones y adecuarse a ellas supone plantear una contraoferta: decidir a qué no queremos renunciar a pesar de todo. Este hecho y buscar una red de apoyo desde la que impulsarse –como si se tratase de una gran cama elástica– para continuar con una vida plena y activa.

Y aunque parezca una contradicción, quizás el primer paso para ser independientes sea hacer más grande esa red, para que el impulso sea aún mayor; el salto, aún más alto.

Si podemos llegar a más gente, mejor se conocerá la EM y serán más los que la entiendan y estén dispuestos a implicarse en la integración social de quienes la padecen. Así estaremos pavimentando el camino hacia nuestros objetivos; inspirando, informando y sumando logros y personas.

Desde EMyAcción apoyamos este mensaje de proactividad frente a las dificultades, conocimiento frente a la desinformación e independencia como objetivo para una vida plena.

Todos convivimos con la EM, así que es asunto de todos. Independientes sí, solos no.

Referencias:

 

1707051175

 

ver más en Afrontando la EM