Irritabilidad en la Esclerosis Múltiple

En la evaluación completa del paciente con esclerosis múltiple (EM), es preciso tener en cuenta no sólo la valoración física de su situación clínica, derivada de los brotes o la progresión de la enfermedad, sino también otros aspectos como las alteraciones cognitivas o cambios de humor.

Dentro de los cambios de humor, la irritabilidad es relativamente frecuente, por lo que debe ser conocida tanto por el paciente, como por su círculo cercano de manera que no lleve a dificultades o problemas en el entorno familiar y social. Es importante estar asesorado en este sentido con el fin de evitar situaciones tensas, especialmente con los cuidadores.

En algunos estudios se ha observado que la irritabilidad en el paciente con esclerosis múltiple no tiene porqué estar directamente relacionada con el grado de discapacidad o con una mayor duración de la enfermedad. Asimismo, se ha advertido que en personas con mayor afectación de estructuras situadas en la región frontal (especialmente en los circuitos órbitofrontales) la irritabilidad aparece con mayor frecuencia, al igual que otros trastornos como la labilidad emocional, la apatía, la desinhibición o un alto grado de distracción.

Es importante ayudar al paciente enseñándole estrategias para tratar y controlar los cambios impredecibles de humor. En caso de ser necesario, es conveniente hablar con el neurólogo y que éste, junto a la enfermera, le asesore cómo manejar la irritabilidad producida por la esclerosis múltiple.

.

Dr. Miguel Ángel Gamero García
Médico adjunto de Neurología
Hospital Universitario Virgen Macarena. Sevilla
Junio 2012

1707051176

ver más en Afrontando la EM