Gimnasia acuática: perfecta para las personas con esclerosis múltiple

El ejercicio físico es saludable para todo el mundo. Para ti también, aunque tengas esclerosis múltiple. Entre la variedad de ejercicios apropiados para las personas con esclerosis múltiple, los acuáticos son una gran opción. 

Las maravillosas propiedades del agua

El agua presenta unas condiciones ideales para que las personas con esclerosis múltiple realicen deporte. 

Por una parte, flotar en el agua favorece los movimientos y reduce la carga sobre las articulaciones. Por otra, la viscosidad del agua te obliga a ejercer cierta fuerza para moverte; es como realizar ejercicios de resistencia. Por último, el fresquito previene el fenómeno de Uhthoff (es decir, el empeoramiento transitorio de los síntomas desencadenado por el calor).

¿Qué dicen los estudios acerca de los ejercicios acuáticos en las personas con esclerosis múltiple?

Las investigaciones prueban que los ejercicios en el agua mejoran la flexibilidad, la movilidad, la fuerza, el equilibrio y la marcha, y son beneficiosos para el sistema cardiovascular. Además, reducen la fatiga y mejoran el bienestar psicológico y la calidad de vida. También han demostrado que no desencadenan brotes ni perjudican el sistema nervioso. Maravillosos, ¿verdad?  

Sí, quiero. Y ahora, ¿qué hago?

Antes de empezar a hacer gimnasia en el agua, hay ciertos pasos que debes seguir:

  1. Pregunta a tumédico si existe algún motivo por el que no puedas practicar deporte en el agua: heridas, infecciones…
  2. Habla con tu fisioterapeuta. Él determinará tu estado físico y el tipo de entrenamiento que necesitas. También puede ayudarte a encontrar un entrenador especializado y una piscina adecuada. Para esto, pregunta también en alguna asociación de pacientes.

Tipos de ejercicios acuáticos

Hay muchos tipos diferentes. Por ejemplo, para mejorar el equilibrio son adecuados el método de Halliwick y el ai chi (taichí en el agua). Para estirar los músculos y relajarte sirven el aichi, el watsu, la técnica de Jaharatécnicas de estiramiento, entre otras. El método de Bad Ragaz es un ejemplo de técnica para trabajar la fuerza muscular. Y hay muchos más. El fisioterapeuta escogerá los ejercicios más apropiados para ti. 

Preguntas frecuentes

A continuación, resolvemos algunas dudas:

  • ¿El ejercicio puede provocar un brote? No. Así de rotunda es la respuesta.
  • ¿Cuánto tiempo de ejercicio se recomienda? Depende de diversos factores, como la edad. En general, la Organización Mundial de la Salud recomienda 150 minutos a la semana de actividad moderada. Lo ideal son 30 minutos al día, 5 días a la semana, pero incluso las tandas de 10 minutos son beneficiosas.  
  • ¿Debo hacer descansos? El ejercicio debe adaptarse a tu estado físico, y tienes que descansar cuando lo requieras. 
  • ¿Puedo hacerlo sin ayuda? Al principio, debes practicar los ejercicios bajo la supervisión de un profesional, que te indicará cuándo puedes hacerlos por tu cuenta.
  • ¿A qué temperatura debe estar el agua? Entre 26 y 30 °C es lo ideal.
  • Utilizo una silla de ruedas porque tengo muchos problemas de movilidad. ¿Puedo hacer ejercicios en el agua? Por supuesto. Estos programas son adecuados para personas con cualquier grado de esclerosis múltiple.

Empieza ya un programa de gimnasia acuática. Mejora tu salud y… ¡diviértete!

Referencias

  • Bakry W, Salem Y, Elokda A, et al. Effectiveness of aquatic exercise program for patients with multiple sclerosis: a systematic review. Physiotherapy. 2015;101 (Supl 1): eS1238-eS1642.
  • Frohman AN, Okuda DT, Beh S, et al. Aquatic training in MS: neurotherapeutic impact upon quality of life. Ann Clin Transl Neurol. 2015;2(8):864-872.
  • Methajarunon P, Eitivipart C, MSc, Diver CJ. Systematic review of published studies on aquatic exercise for balance in patients with multiple sclerosis, Parkinson’s disease, and hemiplegia. Hong Kong Physiotherapy Journal. 2016;35:12-20.

Fecha de publicación: 06/2018

1804057321

ver más en Afrontando la EM