Estrategias para afrontar la esclerosis múltiple

Estrategias para afrontar la esclerosis múltiple La actitud con que lo afrontemos marcará una gran diferencia a nivel emocional y también repercutirá en la evolución física. Un diagnóstico de esclerosis múltiple (EM) puede ser difícil de asimilar; no en vano se trata de una enfermedad debilitante y bastante imprevisible. Sin embargo, la actitud con que lo afrontemos marcará una gran diferencia a nivel emocional y también repercutirá en la evolución física.

Asumir que habrá algunos cambios y que la EM será parte de nuestra vida no está reñido con marcarse el objetivo de no abandonar las aficiones que nos permitan estar activos y permanecer ilusionados.

También podemos establecer ciertas pautas de actuación para aquellos momentos en los que nos sintamos peor; aprender a planificarse mejor es una parte importante del proceso de aceptación del diagnóstico.

Estar bien informados nos ayudará a aprovechar mejor las visitas con el médico y a entender los cambios en el patrón de evolución de la enfermedad. Esto nos permitirá tomar mejores decisiones que no estén guiadas por el miedo o por los rumores que hemos escuchado o los mitos que hemos leído sobre la EM.

Es muy importante que pidamos la información que necesitamos consultando siempre a los especialistas; pero si necesitamos saber más, siempre podemos consultar fuentes online con garantías de veracidad, cuyos contenidos hayan sido redactados o estén avalados por profesionales sanitarios. En estas plataformas podremos hacer un seguimiento de los avances en investigación, de opciones tecnológicas y adaptaciones disponibles para mejorar la vida cotidiana o simplemente encontrar consejos útiles.

Intentar comunicarnos mejor con quienes no conocen la patología puede contribuir a crear conciencia social y a exponer las necesidades en el entorno de trabajo, por ejemplo. Esto nos permitirá mejorar en el desempeño de nuestra tarea cuando haya momentos complicados.

Posiblemente también tengamos que plantearnos tomar medidas de seguridad para que nos sintamos confortables en nuestro entorno, para optimizar las energías y para evitar accidentes. En este sentido, podremos adquirir algún equipamiento si lo consideramos necesario.

Mentalizarnos para adoptar un estilo de vida sano que incluya actividad física regular y comida sana y excluya el tabaco nos ayudará a estar en mejores condiciones generales y ser menos vulnerables a otras complicaciones.

No quedarse con dudas y no retraerse supone buscar apoyo en el médico y en otros profesionales para tomar decisiones bien informadas. También podemos involucrarnos en asociaciones constituidas para velar por los pacientes de EM, con los que compartir inquietudes y con los que será fácil unir fuerzas para conseguir visibilidad y recursos.

Si te han diagnosticado EM a partir de ahora tú eres quien mejor debe comprender tu cuerpo y velar por tus intereses y tu bienestar.

Referencias:

 

1707051175

ver más en Afrontando la EM