El papel del sistema inmunológico en la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune. Eso quiere decir que el sistema inmunológico, que tiene la función principal de protegernos frente a virus o bacterias externos, reconoce un componente de las neuronas (la mielina) como potencialmente dañino y lo ataca.

Cómo el sistema inmunitario ataca la mielina

La mayoría de las neuronas se encuentran en el cerebro, que controla la mayor parte de nuestras funciones. Por eso, se protege de cualquier sustancia tóxica que pueda llegar por la sangre, mediante una barrera (llamada barrera hematoencefálica).

En algunos casos de EM, esta barrera de protección está dañada y determinadas células inmunitarias consiguen atravesarla y acceder, tanto al cerebro como a la médula espinal. Es entonces cuando pueden atacar y destruir:

  • La mielina (una capa que recubre y protege las neuronas)
  • Las células productoras de mielina
  • El tejido nervioso

¿Qué es la mielina?

Se conoce como mielina una sustancia que recubre nuestras neuronas y actúa como escudo protector.

Si esta capa no existe, los axones de las neuronas quedan expuestos. Los impulsos eléctricos que se transmiten no viajan de forma correcta y el tejido nervioso puede llegar a morir. Cuando esto ocurre, aparecen los síntomas y brotes característicos de la EM.

Esta característica es compartida por un grupo más amplio de enfermedades, llamadas desmielinizantes.

Actualmente los tratamientos disponibles se basan en evitar el daño provocado en las neuronas por el sistema inmunitario, pero el futuro en el tratamiento es conseguir recuperar otra vez esa capa, lo que se conoce como remielinización.

Regenerar la mielina para mejorar la EM 

Aunque la pérdida de mielina es lo que provoca el avance de la enfermedad, nuestro cuerpo tiene capacidad para regenerarla, permitiendo que las neuronas puedan funcionar correctamente otra vez.

¿Cómo se recupera la mielina?

La regeneración se realiza mediante unas células que se encuentran en nuestro cerebro, llamadas oligodendrocitos. Estas células se generan a partir de un tipo de células madre que pueden viajar hasta el punto donde existe la lesión y volver a crear la capa protectora.

Algunos factores que pueden acelerar la regeneración de la mielina en las neuronas son:

Edad: la producción de células es mayor en jóvenes que en personas mayores, por lo que se recuperan más rápidamente.

Vitamina D: su presencia en el cerebro aumenta el número de células reparadoras de mielina.

Sistema inmunológico: el propio sistema inmunitario que es causa, puede ser parte de la solución de la EM. Un tipo de células inmunitarias conocidas como Treg estimulan la producción de oligodendrocitos.

Tratamientos farmacológicos: actualmente hay varios compuestos en investigación que buscan estimular la producción de mielina. 

Aunque aún no exista una cura para la EM, los tratamientos actuales pueden frenar la pérdida de mielina reduciendo la inflamación.

 

Referencias:

Fecha de publicación: 04/2019

 1903065450

Certificación y sello de calidad 

  • Esta página web está dirigida a usuarios de España.

  • Todas las personas que aparecen en los vídeos de testimonios reales que se encuentran en esta web, han cedido sus derechos de imagen para su difusión.

  • La información proporcionada en este sitio web no remplaza si no que complementa la relación entre el profesional de salud y su paciente o visitante. En caso de duda debe consultar con su profesional de salud de referencia.

Utilizamos cookies de análisis propias y de terceros para mejorar el sitio web y su experiencia de usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Si precisa más información o no quiere aceptar cookies al utilizar esta página web, visite la página Política de cookies.