El neurólogo escucha: temas tabúes en la esclerosis múltiple

¿Cuál es la clave para que cualquier relación funcione? Y con cualquier relación nos referimos, también, a la que tienes con tu neurólogo. Nuestra respuesta es, sin duda, la comunicación sincera. Sin embargo, a veces es mucho más sencillo decirlo que hacerlo. Hay ciertos temas que es difícil hablar con los demás, incluso con el médico. No obstante, merece la pena el esfuerzo.

Los temas de consulta más complicados

Según la educación, vivencias y creencias de cada uno, los temas de los que cuesta hablar varían. Sin embargo, hay algunos que a todos nos resulta complicado sacar a relucir: los intestinos, la vejiga, el sexo y la salud mental. Las personas con esclerosis múltiple tienen con frecuencia problemas relacionadas con alguna de estas áreas.

En cuanto a los intestinos, el estreñimiento y la incontinencia fecal son problemas comunes que afectan mucho a la calidad de vida de quienes los padecen. Las causas por las que ocurren son diferentes y, por tanto, también los son los tratamientos.

Los trastornos urinarios son habituales. Puede haber incontinencia, ganas de ir al baño todo el tiempo, infecciones que provocan molestias y mal olor, etc.

El sexo es otra área que en los pacientes con esclerosis múltiple puede afectarse de múltiples formas: disminución de la libido, falta de erección, fatiga, espasticidad, etc. Como los otros, es un tema que nos da vergüenza. Lo vamos ocultando y le restamos importancia: «Total, nadie se muere por falta de sexo…». Eso es cierto, pero el sexo es saludable y forma parte de los temas que deberíamos hablar con nuestro médico (y con nuestra pareja, claro está).

Por último, la esclerosis múltiple afecta al ánimo y a las funciones mentales. Es frecuente la depresión, la ansiedad, la dificultad para concentrarse, la pérdida de memoria… Cuesta reconocer que no se está en plenas facultades intelectuales.

Derribando las barreras

Si sufres cualquiera de estos trastornos y tienes reparos en conversarlos con tu médico, tal vez te ayude reflexionar sobre las siguientes cuestiones:

  • ¿Por qué es un tema tabú? De lo que se puede hablar y de lo que no depende mucho de la cultura. Hay lugares en los cuales la religión, los salarios o la política son temas tabúes, que nadie toca. Parece que, en nuestra sociedad, hablar de caca, pis o sexo está mal visto. Pero ¿por qué? Son cosas que hacemos todos los días (bueno, el sexo tal vez no), tan naturales como respirar o comer. No existe ningún motivo para no hablar de ellas. En serio, piénsalo.
  • ¿Por qué tendrías que avergonzarte? Tú no has hecho nada para tener esclerosis múltiple. Tú no tienes la culpa de que se te escapen las heces o la orina. No hay ningún motivo para que te avergüences. Una cosa es que te disguste y otra muy distinta que tengas que pedir disculpas por ello o esconderte.
  • ¿De verdad crees que es la primera vez que tu médico escucha lo que le cuentas? No, claro que no. Cualquier neurólogo sabe que todos esos trastornos forman parte de la enfermedad. El médico es un profesional que ha estudiado y conoce los mecanismos por los que ocurren. No va a sorprenderse, escandalizarse ni asustarse.
  • ¿Qué ganas y qué pierdes? Hablando con tu médico tienes mucho que ganar y muy poco que perder. Muchos de esos problemas tienen solución. Incluso aunque tu neurólogo no sepa mucho sobre ese tema concreto, puede remitirte a otro especialista que sí te ayude.

Lánzate y habla con tu médico, sin miedo ni pudor, sobre todo lo que te pasa y preocupa. Tu vida mejorará.

Referencias

  • Alarcia-Alejos R, et al. Abordaje de la disfunción sexual en la esclerosis múltiple. Rev Neurol. 2007;44(9):524-526.
  • Dibley L, et al. “It’s just horrible”: a qualitative study of patients’ and carers’ experiences of bowel dysfunction in Multiple Sclerosis. Consultado en octubre del 2018.

 

Fecha de publicación: 11/2018

1810061986

ver más en Afrontando la EM