Ejercicios de fuerza en esclerosis múltiple

Una de las categorías de ejercicios recomendados en esclerosis múltiple (EM), es la de los ejercicios de fuerza. Su objetivo es incrementar la fuerza de los músculos, consiguiendo reducir la fatiga y la debilidad muscular, frecuentes en la esclerosis múltiple.


El entrenamiento de la fuerza puede realizarse paralelamente a los entrenamientos de elasticidad, resistencia, equilibrio y coordinación y ejercicios de suelo pélvico.


Las distintas sociedades científicas que trabajan con esclerosis múltiple, como La Federación Española de lucha contra la EM, Esclerosis Múltiple España o la Sociedad canadiense de EM, han hecho publicaciones e informes sobre como ejercitar el cuerpo cuando se padece EM. Así, constatan que fortalecer los músculos tiene múltiples beneficios, pues mejora la forma física, la estabilidad, la movilidad y la coordinación y facilita las actividades de la vida diaria, incidiendo así positivamente en la calidad de vida.


Una mayor fortaleza de los músculos tiene un efecto beneficioso también sobre otras situaciones que a menudo coexisten con la EM: dolor de espalda, artritis, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, trastornos del sueño y del equilibrio. Y mejora el estado de ánimo. En definitiva, promueve el sentimiento de bienestar del individuo.


Desde las mismas sociedades informan que para conseguir el máximo rendimiento de los ejercicios, es indispensable que estos estén adaptados a la situación de cada individuo y supervisados periódicamente por un profesional cualificado, especialmente en aquellos casos en que hay una presión sanguínea inestable o enfermedades cardíacas asociadas.


Recomiendan iniciar el entrenamiento con ejercicios sencillos, utilizando bandas elásticas, sacos de arena o incluso empujando contra una pared con el propio cuerpo.


Cuando las circunstancias y la movilidad del individuo lo permitan, puede establecerse un plan de entrenamiento consistente en realizar ejercicios múltiples dirigidos a los grandes grupos musculares. Este programa puede incluir de 1 a 3 bloques de 10 a 15 repeticiones, realizados 2 o 3 días a la semana. Hay que evitar que dichos días sean consecutivos, o como mínimo, evitar ejercitar el mismo grupo muscular (brazos, piernas, pecho, espalda, glúteos y abdominales) dos días seguidos. Al final del tercer bloque puede alcanzarse una fatiga moderada, pero sin llegar al agotamiento.


Algunas personas prefieren hacer todo el ejercicio por la mañana, mientras que para otras es mejor dividirlo en más de una sesión. En algunas ocasiones, y siguiendo el consejo del fisioterapeuta, será conveniente realizar un entrenamiento combinado de fuerza y resistencia.


Por último, durante el entrenamiento es importante tomar algunas precauciones, como intercalar periodos de descanso, beber para evitar el sobrecalentamiento o la deshidratación (ayudará a evitar el sobreesfuerzo y el agotamiento) y escoger el momento del día idóneo para cada persona para realizar el ejercicio.


Referencias:
• Informe del estudio ACTIVIDAD FÍSICA Y DEPORTE EN ESCLEROSIS MÚLTIPLE. Esclerosis Múltiple España.
MS Get Fit Toolkit. Multiple Sclerosis Society of Canada.
Ejercicios de fisioterapia. Federación española para la lucha contra la EM.

Fecha de publicación: 08/2017

1706050557

ver más en Afrontando la EM