Los caminos de la vida, una ruta solo para valientes

Dejamos atrás el verano y lo hacemos con una escapada rápida por el norte de la Península. Los caminos de la vida es el nombre de una campaña de sensibilización que nos ofrece un viaje como paquetes en el asiento de atrás de una motocicleta. Carreteras y ciudades de Euskadi son el escenario del vídeo de lanzamiento que puedes ver completo aquí.

La Fundación Esclerosis Múltiple de Euskadi en colaboración con Novartis nos presenta esta historia como un mensaje claro y directo dedicado a las personas con esclerosis múltiple (EM), que va destinado también a quienes sean capaces de apreciar su sentido: la superación personal.

Se trata de una historia sencilla; la de un viaje en motocicleta a través de los hermosos paisajes del norte. Una ruta que recorre caminos flanqueados de pastos verdes, con el viento en la cara, trayendo el olor del mar.


Patricia es una joven que nos cuenta en primera persona cómo se sintió al recibir su diagnóstico de EM hace algo más de un año.

Gracias al amor paternal, inicia un viaje improvisado en el que va conociendo a personas como ella, quienes, en algún momento de su vida, recibieron el mismo diagnóstico. Personas como Eva, Javier, Eguren, Alain o Aitor; cada uno de ellos con su propia historia venciendo las dificultades. Sus historias comienzan siempre en un lugar común de rabia, tristeza e incredulidad, pero ninguno de ellos se detiene allí más de lo necesario. Igual que Patricia, vuelven al camino y retoman sus vidas.

Con franqueza y serenidad, cada uno de ellos toma el relevo de Patricia como narrador para poder hablarle a ella ‒y a nosotros, observadores casuales‒ de su actitud ante la vida y de sus metas personales. Todos tienen objetivos que no han abandonado y hablan de ellos con naturalidad.

En menos de dos minutos, estos testimonios en primera persona consiguen emocionarnos por la fuerza y la honestidad de sus protagonistas; sin teatro y sin ese optimismo desenfadado que trata de restarle importancia a los problemas, lo que escuchamos de ellos son palabras serenas y valientes que nos recuerdan al espíritu del eslogan La EM no me frena que sirvió como llamamiento para la conmemoración del Día Mundial de la EM de este año.

La campaña no se centra solo en tocarnos la fibra ‒esa capaz de arrancarnos una sonrisa ante la adversidad‒, también tiene un objetivo práctico, ya que invita a realizar donaciones personales a cualquiera que quiera aportar su guijarro a estos caminos para facilitar las cosas a quienes no se han rendido al diagnóstico de EM.

Todos los donativos recaudados irán destinados a centros de Rehabilitación Integral en Euskadi para ayudar a personas con esclerosis múltiple a mejorar sus capacidades funcionales.

Si estás interesado en colaborar, encontrarás toda la información de contacto en la plataforma creada para la campaña: loscaminosdelavida.org. Y si crees que el mensaje debe llegar a más personas, también puedes ayudar compartiéndolo en redes sociales con la etiqueta #caminosEM.

Contribuye y ayúdanos a recorrer juntos este camino hacia una sociedad más justa. Seguro que el paisaje merece la pena.

 

Referencias:

 

1707051175

 

ver más en Testimonios