Ansiedad en esclerosis múltiple: cómo hacerle frente

Aprende a manejar la ansiedad que te crea la esclerosis múltiple

La ansiedad es una compañera habitual de la esclerosis múltiple. Es lógico: ¿quién no se sentiría preocupado, inquieto y temeroso frente a la incertidumbre que esta enfermedad supone? Sin embargo, que la ansiedad sea frecuente no significa que tengas que sufrirla de brazos cruzados, esperando a ver si se te pasa. Hay muchas cosas que puedes hacer para superarla. Aquí te contamos algunas.

Aleja los pensamientos negativos

¡Deja de preocuparte! Seguro que eso ya te lo han dicho, pero no es tan sencillo, ¿verdad? Los pensamientos negativos llegan a tu cabeza una y otra vez: «Seguro que la enfermedad va muy rápido en mí»; «Fijo que me echan del trabajo»; «Mi pareja no querrá estar conmigo…». Para alejar esos pensamientos, al menos durante un rato, puedes hacer lo siguiente:

  • Muévete. Haz gimnasia, baila, corre o practica cualquier otro ejercicio. Para que funcione mejor, concéntrate en tus movimientos, tu respiración y lo que te rodea. El yoga y el taichí son estupendos para la ansiedad.
  • Céntrate en el presente. La ansiedad se ceba en el futuro, en lo que podría ocurrir, y en el pasado, en lo que fuimos y perdimos. Poniendo nuestra atención en el presente, conseguimos identificar cómo nuestra forma de pensar es la fuente de la ansiedad. El objetivo es observar nuestras preocupaciones y miedos, sin luchar contra ellos, y dejarlos ir. Para ello, son buenas estrategias la meditación y el mindfulness.
  • Aprende técnicas de respiración y relajación. La ansiedad causa síntomas físicos que acentúan la angustia. Las técnicas de respiración te ayudarán a calmarte y controlar la mente. Lo mismo ocurre con las técnicas de relajación muscular. Con ellas consigues centrar la atención en el cuerpo y no dejas espacio a los pensamientos negativos.

Habla con alguien

Sacar afuera los miedos puede ser liberador y una gran vía de escape para disminuir la ansiedad. Te ayuda a aclarar las ideas y a ver las cosas con perspectiva. Los demás te aportarán su punto de vista y te ayudarán a buscar soluciones; incluso si no lo hacen, expresar lo que sientes te hará sentir mejor. Además, escuchar las preocupaciones y problemas que otros tienen te permitirá poner los tuyos en su justo lugar.  

Preocúpate después

Cuando la preocupación y la ansiedad te impiden concentrarte en lo que estás haciendo (trabajar, estudiar…), Helpguide.org recomienda aprender a posponer los pensamientos que te preocupan. No los desechas, simplemente los dejas para después. ¿Cómo? Siguiendo estos tres pasos:

  1. Escoge un tiempo para preocuparte. Elige un período (por ejemplo, 30 minutos) y un lugar para dar rienda suelta a todos tus miedos y preocupaciones, todos los días a la misma hora, no muy tarde, para que te dé tiempo a relajarte antes de dormir. El resto del día, prohibido darle vueltas a la cabeza.
  2. Si a lo largo del día te asalta una preocupación, anótala. Si se empeña en seguir contigo, recuérdate a ti mismo que tendrás tiempo más tarde para pensar en ello, así que no hace falta darle vueltas ahora.
  3. En tu «tiempo para preocuparte», eres libre de repasar tu lista de miedos, pero solo durante el tiempo que te has marcado.

A veces, la ansiedad es un enemigo tenaz. Si a pesar de todas estas estrategias sigues sin controlarla, busca la ayuda de un psicólogo. Lo agradecerás.

Referencias

Fecha de publicación: 01/2019

 1812063377

ver más en Afrontando la EM

Certificación y sello de calidad 

  • Esta página web está dirigida a usuarios de España.

  • Todas las personas que aparecen en los vídeos de testimonios reales que se encuentran en esta web, han cedido sus derechos de imagen para su difusión.

  • La información proporcionada en este sitio web no remplaza si no que complementa la relación entre el profesional de salud y su paciente o visitante. En caso de duda debe consultar con su profesional de salud de referencia.

Utilizamos cookies de análisis propias y de terceros para mejorar el sitio web y su experiencia de usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Si precisa más información o no quiere aceptar cookies al utilizar esta página web, visite la página Política de cookies.