It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Es probable que alguna vez haya oído decir que «los ojos son la ventana del alma», pero esta frase que se atribuye a muchos grandes personajes históricos, desde Cicerón hasta William Shakespeare, podría añadir que también pueden ser una ventana muy útil para la salud, especialmente cuando se trata de la esclerosis múltiple (EM)[1].

La EM es una enfermedad crónica del sistema nervioso central (SNC), que afecta al cerebro y a la médula espinal. En la EM, la inflamación destruye la mielina, que es la vaina protectora que rodea los nervios del SNC, e impide el correcto funcionamiento de los nervios, afectando a la forma en que el cerebro se comunica con el resto del cuerpo[2].

Uno de los nervios habitualmente perjudicados por la EM es el nervio óptico, ya que la enfermedad puede impedir la correcta transmisión de la información visual desde la parte posterior del ojo (la retina) hasta el cerebro. En alrededor del 15 al 20 % de las personas que padecen EM, este puede ser el primer signo de la enfermedad[3].

Neuritis óptica: un indicador temprano de EM

La neuritis óptica es la inflamación del nervio óptico y puede ser un síntoma de aparición temprana de la EM que requiere atención médica[4]. Aunque los síntomas varían según la persona, puede provocar cambios en la vista como visión borrosa, notar un punto ciego o borroso en el centro de su visión, dolor al mover los ojos o perder por completo la vista de forma temporal. Los colores también pueden parecer más oscuros o desvaídos y también pueden aparecer luces intermitentes.

Pese a que estos síntomas suenan aterradores, en cuestión de semanas pueden desaparecer por sí solos. No obstante, si los síntomas son especialmente graves, cabe la posibilidad que se le prescriba un tratamiento de corticoesteroides, en forma de pastillas o por goteo, para acelerar la recuperación. En cualquier caso, es indispensable que acuda a un oftalmólogo si experimenta estos síntomas. 

Un oftalmólogo anotará sus síntomas antes de examinar su vista. Después revisará el nervio óptico con un oftalmoscopio para detectar una posible inflamación. En caso de que se le diagnostique neuritis óptica, su oftalmólogo puede derivarle a un neurólogo para recabar más información sobre el inicio de los síntomas y si previamente ha tenido algún síntoma neurológico.

El neurólogo también puede hacer pruebas para determinar si el nervio óptico está afectado, así como una resonancia magnética del cerebro para buscar otros signos de inflamación o daño nervioso. Estas pruebas pueden ser decisivas, ya que la mitad de las personas que experimentan neuritis óptica pueden desarrollar EM en un plazo de 15 años. Por lo tanto, es de vital importancia detectar la enfermedad de forma precoz para que los médicos puedan tomar medidas preventivas, para tratar de reducir el posible daño causado al cerebro por la enfermedad[5].


Más allá del diagnóstico: ¿Es posible evaluar la progresión de la EM a través de los ojos?

Si está diagnosticado de esclerosis múltiple, los cambios en el ojo pueden proporcionar pistas útiles a su neurólogo sobre la evolución de su enfermedad. Un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins utilizó una técnica de exploración llamada tomografía de coherencia óptica para medir los cambios en la retina de los pacientes con EM. Los investigadores detectaron que las personas que experimentaban brotes de EM y manifestaban una progresión de la discapacidad, presentaban un adelgazamiento de la retina mucho más rápido que las personas con EM sin brotes[6]. Esto indica que las técnicas de exploración por imágenes son una herramienta a tener en cuenta por los neurólogos a la hora de controlar la progresión de la enfermedad y evaluar la eficacia de un determinado tratamiento.

Es importante que cuide sus ojos y se someta a revisiones periódicas, tanto si experimenta cambios en la visión como si no. Y si nota algún síntoma, visite de inmediato a su oftalmólogo o neurólogo. Cuanto antes detecten los cambios, más pronto podrá iniciar el tratamiento. Es posible que nunca conozcamos la verdadera autoría de la frase «los ojos son la ventana del alma», pero estamos seguros de que, sea quien sea, lo aprobaría[7].

Referenacias:

  1. Website ‘Bright Focus Foundation’ The eye: a window to your health. Disponible en: https://www.brightfocus.org/macular-glaucoma/article/eye-window-your-health

  2. Website ‘NHS.uk’ Multiple Sclerosis. Disponible en: https://www.nhs.uk/conditions/multiple-sclerosis

  3. Website ‘healthline’ What’s the Connection Between MS and Optic Neuritis? Disponible en: https://www.healthline.com/health/multiple-sclerosis/optic-neuritis

  4. Costello F, Burton J. Retinal imaging with optical coherence tomography: a biomarker in multiple sclerosis? Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6074809/pdf/eb-10-047.pdf

  5. Website ‘Web MD’ Multiple Sclerosis and Vision Problems. Disponible en: https://www.webmd.com/multiple-sclerosis/multiple-sclerosis-vision-problems