Sexo y Esclerosis Múltiple, consejos para afrontarlo

Se ha observado que los problemas sexuales en esclerosis múltiple son frecuentes. En el momento del diagnóstico, afectan a un 15 % de las personas con esclerosis múltiple, y a los 2-5 años, afectará al 50 %. Además, las alteraciones sexuales no se abordan habitualmente en la consulta y las propias personas con EM preguntan o consultan poco por ellas.

Sexualidad y Esclerosis Múltiple

El diagnóstico de esclerosis múltiple puede provocar en los jóvenes preocupaciones sobre la sexualidad y la intimidad en pareja. Los que no tienen pareja pueden tener miedo a empezar nuevas relaciones y muchas dudas sobre cuál es el momento adecuado para hablar de la EM. Sin embargo, para quienes ya tienen pareja las necesidades pueden ser fortalecer la relación para conciliar esclerosis múltiple con una relación gratificante y potenciar la comunicación.

Problemas sexuales en esclerosis múltiple

Los problemas sexuales en esclerosis múltiple pueden presentarse tanto en hombres como en mujeres. Se habla de disfunción sexual cuando hay alguna dificultad para disfrutar del sexo en cualquiera de las cuatro etapas del acto: deseo, excitación, orgasmo y resolución.

La causa de estos problemas sexuales en esclerosis múltiple puede ser una lesión propia de la EM, los síntomas -como la fatiga, la espasticidad, la debilidad o el dolor-, algunos tratamientos para ciertos síntomas (antidepresivos, antiespásticos, etc.) o factores psicológicos y socioculturales.

Abordarlos en consulta requiere la implicación de profesionales de varias especialidades para identificar cuál es la causa de la alteración y buscar soluciones que permitan normalizar el sexo y la esclerosis múltiple.

Recomendaciones para problemas sexuales en esclerosis múltiple:

  1. Tener relaciones sexuales cuando se sienta menos cansancio, si presentan fatiga.
  2. En casos de espasticidad puede ser de ayuda tomar el tratamiento antiespástico antes de la relación, y si existen problemas de movilidad se recomienda buscar y probar diferentes posturas.
  3. Los problemas de concentración son frecuentes en personas con esclerosis múltiple, por lo que hay que facilitar centrarse en una tarea, por ejemplo, alternar recibir con dar placer, así como potenciar o favorecer los estímulos del entorno.
  4. La base de una relación es una buena comunicación pero, además, se puede recurrir a terapia de pareja con profesionales.

Salir con una persona con esclerosis múltiple:

Hay personas con esclerosis múltiple que a la hora de plantearse conocer gente o empezar nuevas relaciones, pueden sentir inseguridad o miedo al qué dirán. Es fundamental plantearse objetivos (estudios, trabajo, relaciones…) viendo más allá de la enfermedad, teniendo en cuenta que una persona es mucho más que una enfermedad y que en el ámbito personal, el amor puede surgir sin más.

Ante la duda de cuándo decirle a esa persona que te importa que tienes EM, piensa en que una relación saludable se basa en la sinceridad y el respeto. Y cada uno sabe cuándo está preparado para hablar de la EM y de lo que siente.

Por otra parte, igual que alguien a quien acaban de diagnosticar de EM necesita tiempo para asimilarlo, hay que dar espacio y tiempo a los demás para que lo entiendan, así como estar dispuestos a hablar sobre las dudas y las preocupaciones que puedan surgir.

Para identificar los problemas sexuales en esclerosis múltiple y encontrar tratamientos y soluciones para disfrutar plenamente la sexualidad, es importante hablar abiertamente con el médico y la pareja. Manejar con naturalidad y confianza las necesidades y las expectativas, es el inicio para superar las barreras entre sexo y esclerosis múltiple.

 


Referencias:

Fecha de publicación: 05/2020

2003073488

  • Esta página web está dirigida a usuarios de España.

  • Todas las personas que aparecen en los vídeos de testimonios reales que se encuentran en esta web, han cedido sus derechos de imagen para su difusión.

  • La información proporcionada en este sitio web no remplaza si no que complementa la relación entre el profesional de salud y su paciente o visitante. En caso de duda debe consultar con su profesional de salud de referencia.

Utilizamos cookies de análisis propias y de terceros para mejorar el sitio web y su experiencia de usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Si precisa más información o no quiere aceptar cookies al utilizar esta página web, visite la página Política de cookies.