¿Qué es la mielitis transversa?

La mielitis transversa es un trastorno inflamatorio agudo de la médula espinal que causa dolor lumbar súbito y debilidad muscular con sensaciones anormales en las piernas y los dedos de los pies.

Se trata de una patología por sí sola que el médico debe diferenciar de la esclerosis múltiple (EM) al hacer el diagnóstico del enfermo debido a que la mayoría de las personas con EM también tiene debilidad muscular, generalmente en las manos y las piernas.

De hecho, lo único que diferencia la esclerosis múltiple y la mielitis transversa con certeza es un tiempo de seguimiento suficiente para descartar un segundo evento. La mayoría de las personas afectadas por mielitis transversa tendrán sólo un ataque; solo un mínimo porcentaje tendrá más de un ataque.

La mielitis transversa también puede ser debida a infecciones virales, malformaciones de los vasos sanguíneos o problemas inflamatorios en los nervios no relacionados con la EM. En tales casos, no hay placas desmielinizantes en el cerebro que sugieran brotes previos de EM (ver artículo Qué es el daño focal).

En cuanto a como se manifiesta clínicamente, la mielitis transversa causa una pérdida de función de la médula espinal durante un período de tiempo que varía desde unas horas a varias semanas. De todos modos, en la mayoría de los casos de mielitis transversa, las personas afectadas recuperan al menos parte de la función durante las primeras 12 semanas desde el ataque.

La mielitis transversa se presenta más frecuentemente en las personas con EM. De hecho, según los expertos, una persona afectada de mielitis transversa que también tiene una prueba de resonancia magnética cerebral anormal, con más de dos lesiones, tiene una mayor probabilidad (hasta un 90%) de desarrollar EM.

Pero, como se ha dicho antes, la mielitis transversa también puede ser una forma clásica de presentación de la esclerosis múltiple (EM).

Cuando la esclerosis múltiple se presenta como una mielitis transversa, se diferencia porque las lesiones en este caso son más asimétricas y la rigidez y los espasmos musculares también pueden ser un problema.

La mielitis transversa a menudo desaparece espontáneamente; sin embargo, los casos severos o duraderos pueden llevar a la discapacidad permanente.

Referencias:

 

1707051175