Picor, hormigueo y quemazón de la piel: sí, también es la esclerosis múltiple

Las sensaciones extrañas o alteradas en la piel que pueden aparecer en la esclerosis múltiple (EM) son muchas y variadas y pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo.

Estas alteraciones pueden ser de muchos tipos: quemazón, picor, hormigueo, entumecimiento, ardor, pinchazos, pequeñas descargas eléctricas, piel sensible, etc. Pero las que más frecuentemente se observan son:

En cuanto al pinchazo u hormigueo, su nombre técnico es parestesia, y lo causa un deterioro del impulso nervioso que recoge o lleva las señales de la piel debido a la desmielinización en áreas concretas de la médula espinal o del cerebro. Aunque los enfermos de EM puedan sentir picazón, no se observa una erupción o irritación de la piel a menos que hayan lesiones por rascado (pues debido al picor, el paciente se rasca).

Ante la aparición de sensaciones cutáneas alteradas, se debe consultar al médico, pues aunque algunas de estas sensaciones pueden desaparecer por completo sin tratamiento, en otros casos pueden volver regularmente.

Es importante observar y apuntar los síntomas y con qué se relaciona su aparición, porque el médico puede preguntar si hay una falta de sensibilidad (como es el entumecimiento) o si ha aparecido alguna sensación nueva (por ejemplo, una sensación de ardor). También puede preguntar si la sensación es dolorosa, o cuándo aparece (si espontáneamente o desencadenada por el tacto, el calor u otros factores).

Los síntomas persistentes pueden ser difíciles de tratar. Pero si tienen un impacto importante sobre la calidad de vida, el médico puede sugerir un tratamiento farmacológico.

Lo que el propio paciente puede hacer para aliviar sus síntomas es evitar los factores desencadenantes que ha identificado. También puede ser útil que cambie la forma en que hace habitualmente las cosas - a veces solo por costumbre- para hacerlas más fáciles. Por ejemplo, sujetar de modo diferente y más fácil el bolígrafo, la taza o un cuchillo.

Qué es el llamado “abrazo de la esclerosis múltiple”

Algunos enfermos de EM describen una sensación de dolor alrededor del estómago o del pecho al que se le ha dado el nombre del "abrazo de la EM". La causa es una lesión en la médula espinal, que provoca espasmos en los pequeños músculos situados entre las costillas.

Cada enfermo lo experimenta de diferentes maneras. Algunas personas solo refieren que el dolor les hace más difícil respirar, mientras que otros lo viven mucho más intensamente, hasta confundirlo a veces con un ataque al corazón.

Referencias:

1707051176

ver más en Afrontando la EM