Me han diagnosticado esclerosis múltiple, ¿qué cosas puedo hacer y cuáles no?

Cuando a una persona le detectan esclerosis múltiple, es normal que se haga miles de preguntas relacionadas con su vida a partir del diagnóstico: «¿Podré hacer deporte? ¿Podré trabajar? ¿Podré seguir fumando? ¿Podré ir a la playa? ¿Y viajar?…»

Ante todo, debemos tener presente que el mundo no se acaba cuando se nos diagnostica una esclerosis múltiple. Podemos seguir manteniendo el mismo estilo de vida que antes, o muy parecido, haciendo algunos ajustes en nuestras actividades cotidianas y de ocio.

Practicar ejercicio físico:

En la esclerosis múltiple no solo no se prohíbe hacer ejercicio físico, sino que se recomienda, aunque conviene adaptarlo a las condiciones físicas de cada persona y se recomienda practicarlo bajo la supervisión de un fisioterapeuta.

Practicar yoga:

También es beneficioso en la esclerosis múltiple. Debido a sus efectos terapéuticos, la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple (National Multiple Sclerosis Society, en los Estados Unidos) recomienda que las personas con esclerosis múltiple practiquen yoga bajo la supervisión de un instructor cualificado.

Trabajar:

Se recomienda que las personas con esclerosis múltiple que trabajan sigan haciéndolo en la medida de sus posibilidades. En algunos casos, convendrá hacer algunas adaptaciones en su entorno laboral o en sus condiciones de trabajo.

Viajar:

Con esclerosis múltiple se puede viajar en cualquier medio, incluso en avión o en barco, pero se debe planificar los viajes con más detalle, sobre todo cuando se recibe tratamiento. Además, es importante tener en cuenta los cambios de horario y de temperatura, ya que pueden empeorar la enfermedad. La Federación Española para la Lucha Contra la Esclerosis Múltiple (FELEM) ha elaborado una completa guía de consejos prácticos para las personas con esclerosis múltiple que deseen viajar.

Conducir:

En general, se puede seguir conduciendo con esclerosis múltiple; solamente deberán dejar de hacerlo las personas con problemas de visión, movilidad o coordinación importantes. Si la alteración es permanente, se deberá dejar de conducir de forma definitiva; en otros casos, se abandonará la conducción de forma temporal mientras dure el problema.

Fumar:

Se ha observado que fumar predispone a sufrir esclerosis múltiple. Este efecto se atribuye a la intoxicación crónica por cianida de hidrógeno, un componente del tabaco derivado del cianuro que daña las vainas de mielina. Por este motivo y por todos los efectos negativos del tabaco, no se recomienda que las personas con esclerosis múltiple fumen.

Consumo de alcohol:

Se recomienda reducir o evitar el consumo de bebidas alcohólicas en estas personas, ya que el alcohol puede empeorar la sensación de fatiga. Además, puede alterar la eficacia de los medicamentos que se estén tomando para la esclerosis múltiple o facilitar la aparición de efectos secundarios.

Practicar sauna:

La exposición del cuerpo a temperaturas excesivas puede empeorar los síntomas de la esclerosis múltiple, por lo que debe evitarse la sauna. Por esta misma razón, tampoco se recomienda que estas personas tomen baños de agua muy caliente.   

Ir a la playa:

No está prohibido ir a la playa si se sufre esclerosis múltiple, pero conviene evitar las horas de más sol para no exponer el cuerpo a temperaturas excesivas. En sus salidas a la playa, se recomienda que las personas con esclerosis múltiple utilicen sombrilla, se bañen o duchen a menudo para refrescar su cuerpo y beban líquidos frescos. 

En general, son pocas las actividades que están estrictamente prohibidas en la esclerosis múltiple. Quizá las únicas que hay que evitar a toda costa sean los baños de agua muy caliente o los baños sauna, porque el calor excesivo puede empeorar los síntomas de la enfermedad. 

Referencias:

Fecha de publicación: 02/2018

1711053840

ver más en Afrontando la EM