Esclerosis Múltiple Juvenil y el desarrollo emocional

La adolescencia es una etapa de transición entre la infancia y la vida adulta, una edad llena de cambios rápidos en el estado físico y emocional. Durante este período se definen muchos aspectos de la personalidad y el diagnóstico de Esclerosis Múltiple puede causar confusión o temor en el paciente joven.

Las Emociones en la Esclerosis Múltiple Juvenil

Todos los adolescentes quieren hacer lo mismo que los amigos de su edad, y sufrir EM limita sus actividades. Esto causa sentimientos de frustración. Otras emociones que aparecen en el adolescente y que podemos identificar comúnmente, son:

  • Sentimientos depresivos. Se confunden fácilmente con la fatiga. Se manifiestan como pérdida de interés para realizar actividades, alteraciones del sueño o sensación de inutilidad. Si se identifican estos síntomas, es recomendable acudir a terapia psicológica.
  • Preocupación excesiva por el futuro. “¿Podré independizarme? ¿Estudiar en la universidad? ¿Podré tener pareja?”. Ante estas inquietudes es importante tranquilizarlo y responder a sus preguntas, ya que con los tratamientos actuales, la mayoría de pacientes pueden estudiar, trabajar y vivir, durante muchos años, con buena calidad de vida.
  • Sentimientos de indefensión y aislamiento, sobre todo debido al desconocimiento de la enfermedad. En estos casos es necesario proporcionar información detallada y honesta al adolescente por medio de un experto, como el neurólogo.
  • Rabia y culpabilidad. Los adolescentes tienden a culpabilizarse y buscar errores inexistentes que expliquen su enfermedad. Hay que hablar con ellos y explicarles que se desconocen las causas de la EM pero que, en ningún caso se debe a nada que hayan podido hacer ellos.

Desarrollo emocional en la EM juvenil

Tener calidad de vida no es solo alcanzar un bienestar a nivel físico, sino también psicológico. Aunque la EM afecte negativamente a nuestras emociones, los siguientes consejos ayudan a alcanzar un mejor bienestar y tranquilidad emocional.

  1. Acepta la enfermedad. Tómala como una parte de ti que permitirá que te conozcas mejor. Las limitaciones no son más que un desafío a superar.
  2. Potencia de forma consciente todas aquellas emociones positivas de tu día a día (alegría, tranquilidad) y reduce las negativas. Aumentará la sensación de control sobre la EM.
  3. Potencia tus cualidades. Dedica tu tiempo a aquello que te gusta y haces mejor. Tu autoestima y confianza aumentará.
  4. Comunícate y apóyate en tu entorno, tanto en tu familia como en tus amigos. Ten en cuenta que ellos siempre están dispuestos a ayudarte cuando lo necesites y evitarás la sensación de soledad.
  5. Céntrate en las preocupaciones normales del día a día y encárgate de tareas sencillas pero que impliquen estar concentrado (cocinar, hacer bricolaje…). Te ayudarán a mantener la mente ocupada y tomar perspectiva.

La adolescencia es una etapa en la que las emociones son intensas y cambiantes por naturaleza. Pequeños consejos pueden ayudan a que la EM no tenga un impacto en el bienestar emocional del adolescente.

 

Referencias

  • Niños y adolescentes con esclerosis múltiple: gestión de las emociones. Fundació Esclerosi Múltiple. Disponible en: https://www.observatorioesclerosismultiple.com/es/vivir/em-en-los-ninos-y-jovenes/ninos-y-adolescentes-con-esclerosis-multiple-gestion-de-las-emociones/ [Acceso 22 de febrero de 2019].
  • Esclerosis múltiple, aspectos psicológicos. Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid Disponible en: https://www.areahumana.es/wp-content/uploads/2015/03/Triptico-Esclerosis-Multiple.pdf [Acceso 22 de febrero de 2019].

Fecha de publicación: 04/2019

 1903065450

ver más en Afrontando la EM

Certificación y sello de calidad 

  • Esta página web está dirigida a usuarios de España.

  • Todas las personas que aparecen en los vídeos de testimonios reales que se encuentran en esta web, han cedido sus derechos de imagen para su difusión.

  • La información proporcionada en este sitio web no remplaza si no que complementa la relación entre el profesional de salud y su paciente o visitante. En caso de duda debe consultar con su profesional de salud de referencia.

Utilizamos cookies de análisis propias y de terceros para mejorar el sitio web y su experiencia de usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Si precisa más información o no quiere aceptar cookies al utilizar esta página web, visite la página Política de cookies.