¿En qué se diferencian la esclerosis múltiple y el síndrome de Guillain-Barré?

Muchas enfermedades neurológicas se parecen entre sí. Tienen síntomas similares, causas parecidas (la mayoría, desconocidas, para qué vamos a engañarnos) y se producen por mecanismos cercanos. Pero son solo eso: parecidas. En este artículo vamos a mostrarte las diferencias y similitudes entre la esclerosis múltiple y el síndrome de Guillain-Barré.

Esclerosis múltiple y síndrome de Guillain-Barré: dos enfermedades autoinmunitarias

Así es: las dos son enfermedades en las que tus defensas se confunden y, en vez de atacar a los enemigos de fuera (bacterias, virus), la emprenden contra tus propios tejidos. En las dos enfermedades, la diana de los ataques es la misma: la mielina que rodea los axones de las neuronas (aunque en el Guillain-Barré también pueden dañar directamente el axón).

Sin embargo, en la esclerosis múltiple la víctima es el sistema nervioso central (es decir, el cerebro y la médula espinal) y en el síndrome de Guillain-Barré, el sistema nervioso periférico. Este está formado por los nervios, que transmiten la información en dos sentidos: por un lado, llevan las órdenes desde el sistema nervioso central hasta los músculos y, por otro, transmiten la información del entorno (calor, frío, sensibilidad, equilibrio) hasta el sistema nervioso central.

¿Por qué el sistema inmunitario ataca al propio cuerpo?

Claro, claro, no lo tiene nadie. En la esclerosis múltiple, se barajan causas como los virus, el déficit de vitamina D o el tabaco, que desencadenarían la reacción anormal del sistema inmunitario en personas predispuestas genéticamente.

Por su parte, el síndrome de Guillain-Barré no parece tener un componente hereditario, sino estar causado por infecciones. El Campylobacter jejuni, una bacteria que provoca gastroenteritis, es el germen más frecuentemente culpable. Otros son el citomegalovirus, el virus de Epstein-Barr, el VIH y el virus del Zika. Unos pocos casos se desarrollaron después de vacunaciones o intervenciones quirúrgicas.

¿Los síntomas son iguales?

Ambas enfermedades causan síntomas parecidos:

  • Debilidad muscular. Es frecuente en la esclerosis múltiple y el síntoma estrella del síndrome de Guillain-Barré. En este, suele empezar por las piernas e ir extendiéndose hacia arriba, hasta llegar a otros músculos en cuestión de días. Puede afectar a cualquier músculo, incluidos los de la cara, los ojos y, lo que es más grave, los respiratorios. En este caso, la persona necesita intubación para recibir ventilación mecánica.
  • Hormigueos, pinchazos y otras alteraciones de la sensibilidad. En la esclerosis múltiple son casi la norma, y en el síndrome de Guillain-Barré también son muy frecuentes.
  • Dolor. En la esclerosis múltiple se manifiesta de diferentes formas y en el síndrome de Guillain-Barré suele afectar a la espalda y las extremidades.
  • Diarrea o estreñimiento y retención urinaria. Más común en la esclerosis múltiple, pero puede darse en las dos enfermedades.

La esclerosis puede causar alteraciones visuales, fatiga, mareo, trastornos de la memoria y dificultad para concentrarse.

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica que suele cursar en brotes. En el síndrome de Guillain-Barré, los síntomas suelen alcanzar su auge en 2 semanas, para luego disminuir y, en muchos casos, recuperarse por completo poco a poco. Con el tratamiento, el pronóstico es bastante favorable, aunque hay personas que tendrán secuelas de por vida.

Referencias

  • Vriesendorp FJ. Guillain-Barré syndrome in adults: Treatment and prognosis. UpToDate. 2018.
  • Vriesendorp FJ. Guillain-Barré syndrome in adults: Clinical features and diagnosis. UpToDate. 2017.
  • Guillain-Barré Syndrome and MS. WebMD. Consultado el 20 de noviembre de 2018.

Fecha de publicación: 02/2019

1812063377

Certificación y sello de calidad 

  • Esta página web está dirigida a usuarios de España.

  • Todas las personas que aparecen en los vídeos de testimonios reales que se encuentran en esta web, han cedido sus derechos de imagen para su difusión.

  • La información proporcionada en este sitio web no remplaza si no que complementa la relación entre el profesional de salud y su paciente o visitante. En caso de duda debe consultar con su profesional de salud de referencia.

Utilizamos cookies de análisis propias y de terceros para mejorar el sitio web y su experiencia de usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Si precisa más información o no quiere aceptar cookies al utilizar esta página web, visite la página Política de cookies.