Alimentación sana para esclerosis múltiple

Alimentación y nutrición con esclerosis múltiple

La relación entre nutrición y esclerosis múltiple es un campo que lleva años en estudio. Una alimentación sana y equilibrada ayuda a mejorar los síntomas y la evolución de la esclerosis múltiple. Hasta el momento, ninguna dieta ha demostrado curar o conseguir efectos rápidamente, es decir, no hay dietas milagro para la EM.

Por otra parte, se ha observado que hay factores relacionados con la alimentación que aumentan el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple, como la deficiencia de vitamina D y tener sobrepeso durante la adolescencia.

Alimentos prohibidos y alimentos buenos

Ante dudas como cuáles son los alimentos prohibidos con esclerosis múltiple o qué alimentos son buenos para la esclerosis múltiple, hemos recopilado cinco consejos que puedes tener en cuenta:

  1. La alimentación variada y equilibrada es la clave para aportar lo que el organismo necesita.
  2. Si se sospecha que puede haber una carencia, antes de adquirir un suplemento es recomendable consultar con un nutricionista o un profesional de la salud.
  3. Planificar es la base de una buena alimentación. Es aconsejable preparar con antelación comida para toda la semana o ingredientes listos para usar.
  4. Diseñar un menú que se adecúe a los síntomas de la esclerosis múltiple. En especial se recomienda evitar el sobrepeso, el exceso de pérdida de peso o el estreñimiento, que pueden perjudicar especialmente a las personas con EM.
  5. Ningún suplemento o dieta puede sustituir al tratamiento para la esclerosis múltiple, aunque sí pueden ayudar a mejorar los síntomas.

Recientemente se ha publicado que la vitamina D puede ralentizar la progresión de la esclerosis múltiple. Por ello, además de una buena nutrición incluyendo alimentos ricos en vitamina D, se recomienda tomar el sol de 10 a 15 minutos al día, tres veces a la semana. Ante una deficiencia, el médico valorará la necesidad de tomar un suplemento.

Alimentos prohibidos para la esclerosis múltiple:

 

  • Procesados, que suelen contener alto contenido de sodio y grasas saturadas (salsas, snacks, embutidos, bollería industrial).
  • Alimentos ricos en grasas saturadas y trans. Se recomienda reducir el consumo de carne y sus derivados porque se han relacionado con efectos negativos para la EM.
  • Productos azucarados (pasteles, refrescos, …).

Alimentos buenos para la esclerosis múltiple:

 

  • Verduras y frutas que aportan vitaminas, minerales y fibra, entre otros nutrientes. También han demostrado tener efecto antinflamatorio y frenar la progresión de la EM.
  • Legumbres que aportan múltiples nutrientes y son beneficiosas para el estreñimiento.
  • Frutos secos y semillas, ricos en ácidos grasos poliinsaturados. Como aperitivo o como complemento a desayunos, ensaladas y otras preparaciones.
  • Pescado azul, rico en ácidos grasos omega 3, se recomienda al menos dos veces por semana.
  • Agua, pues es imprescindible y tiene beneficios para el ritmo intestinal y para equilibrar la temperatura corporal; mínimo 1 litro al día.

 

Dietas y posibles menús

La dieta Swank, la dieta sin gluten, la dieta paleo, la dieta mediterránea o la dieta vegetariana, son algunas de las propuestas que se plantean para mejorar los síntomas de la esclerosis múltiple. Sin embargo, ninguna dieta ha demostrado evidencia suficiente en EM y, además, algunas de ellas se relacionan con carencias nutricionales, por lo que se recomienda consultar con un especialista.

Crear un menú para esclerosis múltiple, aparte de tener en cuenta las recomendaciones generales, dependerá de los gustos, alergias e intolerancias de cada persona. En general, podría estructurarse así:

Desayuno:

  • Fruta
  • Leche o yogur
  • Pan, cereales integrales, frutos secos y semillas

Media mañana / tarde:

  • Fruta
  • Yogur
  • Frutos secos
  • Crudités de verduras

Comida / Cena:

  • Ensalada / verdura
  • Legumbre, pasta, arroz, carne magra, pescado o huevos. A repartir durante la semana planteando un único plato de carne, pescado o huevos al día.
  • Infusión, fruta, yogur

 

Una alimentación sana puede ayudarte a mejorar los síntomas de la esclerosis múltiple y su evolución. A la hora de diseñar un menú para esclerosis múltiple hay que tener en cuenta las necesidades individuales en función de los síntomas, así como evitar carencias.

 


Referencias:

Fecha de publicación: 04/2020

2003073488

  • Esta página web está dirigida a usuarios de España.

  • Todas las personas que aparecen en los vídeos de testimonios reales que se encuentran en esta web, han cedido sus derechos de imagen para su difusión.

  • La información proporcionada en este sitio web no remplaza si no que complementa la relación entre el profesional de salud y su paciente o visitante. En caso de duda debe consultar con su profesional de salud de referencia.

Utilizamos cookies de análisis propias y de terceros para mejorar el sitio web y su experiencia de usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Si precisa más información o no quiere aceptar cookies al utilizar esta página web, visite la página Política de cookies.