Síntomas más frecuentes al inicio de la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad crónica de causa desconocida en la que intervienen mecanismos inflamatorios, inmunológicos y degenerativos. El protagonismo de cada uno de estos mecanismos varía de una persona a otra; esto hace que la EM se manifieste de forma muy variada en cada paciente e incluso en un mismo paciente a lo largo del tiempo.

A pesar de la enorme variabilidad de la EM, se han identificado algunos síntomas que aparecen con relativa frecuencia al inicio de la enfermedad. Según un informe elaborado por la Fundación Esclerosis Múltiple, estos síntomas son los siguientes:

 

  • Trastornos visuales: pueden estar presentes en la mitad de los pacientes cuando se diagnostica la EM. Según la Dra. Celia Oreja-Guevara, Jefa de Sección del Servicio de Neurología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, «La inflamación del nervio óptico (neuritis óptica) es uno de las trastornos más comunes al inicio de la enfermedad y afecta al 50% de los pacientes». La neuritis óptica produce disminución de la agudeza visual. Otro síntoma ocular común al inicio de la  EM es la visión doble o diplopia.
  • Síntomas motores: hasta un 42% de las personas presentan síntomas motores al inicio de la EM. Uno de los más comunes es la debilidad (paresia) en determinadas áreas del cuerpo. Pueden acompañarse de espasticidad y espasmos musculares.
  • Trastornos de la sensibilidad: los síntomas sensitivos pueden estar presentes en un 41% de los casos al inicio de la enfermedad. Se pueden manifestar en forma de disminución o aumento de la sensibilidad táctil (hipoestesia o hiperestesia), alteración en la percepción del calor (disestesia térmica), dolor neuropático, aparición de dolor ante estímulos que normalmente no lo causan, como una caricia (alodinia)…
  • Falta de coordinación de los movimientos: un 23% de las personas con EM pueden presentar dificultades para controlar sus movimientos. Estos síntomas se deben a la afectación del cerebelo y sus conexiones nerviosas, que regulan el control fino de los movimientos.
  • Trastornos urinarios e intestinales: se observan en un 10% de afectados al inicio de la EM. Los síntomas urinarios más comunes son la urgencia e incontinencia urinaria y la retención de orina. El estreñimiento afecta a más de la mitad de las personas con EM en algún momento de la enfermedad y puede estar presente en una de cada diez personas cuando se efectúa el diagnóstico.

 

Referencias:

Fecha de publicación: 01/2018

1708051838