Trastornos del sueño: esclerosis múltiple, los síntomas

Hasta un 50% de las personas con esclerosis múltiple (EM) tienen problemas para conciliar o mantener el sueño. Aunque este problema empeora la calidad de vida de los afectados, a menudo permanece sin diagnosticar o no se le presta suficiente atención.

No se sabe con exactitud cuál es el origen de los trastornos del sueño que aparecen en la esclerosis múltiple. Se barajan diferentes causas:

  • Lesiones desmielinizantes: pueden influir en algunos casos, pero no en todos.
  • Citoquinas inflamatorias:en la esclerosis múltiple se produce una elevada cantidad de citoquinas inflamatorias, unos mensajeros químicos con diferentes funciones; entre ellas, participar en los mecanismos del sueño.
  • Los propios síntomas de la esclerosis múltiple: pueden originar los trastornos del sueño.
  • Medicamentos: es importante informar a nuestro médico de todos los medicamentos que tomemos, porque algunas medicaciones alteran el sueño como efecto secundario. 

Independientemente de su origen, los trastornos del sueño entorpecen la evolución de la esclerosis múltiple, pueden empeorar algunos síntomas, como el dolor o la fatiga, y elevan el riesgo de sufrir otras enfermedades, como la diabetes, la obesidad o la hipertensión arterial.

Pero, ¿qué alteraciones del sueño pueden aparecer en la esclerosis múltiple?

  • Insomnio. Es el síntoma más frecuente. La modalidad más común es el despertar precoz, seguido del insomnio de mantenimiento y de la dificultad para conciliar el sueño o insomnio de conciliación.
  • Trastornos del ritmo circadiano. Los trastornos del ritmo circadiano (nuestro reloj interno) pueden manifestarse en forma de una fase de sueño adelantada, retrasada o irregular. Son más frecuentes en las personas con esclerosis múltiple que sufren fatiga.
  • Trastornos del movimiento nocturno. El síndrome de las piernas inquietas afecta a un 5-10% de la población general y es de 2 a 5 veces más frecuente en las personas con esclerosis múltiple. Se manifiesta por una urgencia irresistible de mover las extremidades por sensaciones molestas que aparecen en reposo o durante el sueño.
  • Trastornos respiratorios. Algunas personas con formas avanzadas de su EM pueden sufrir apneas obstructivas del sueño y otras dificultades respiratorias, que aumentarán la sensación de fatiga diurna debido a la falta de ventilación.
  • Narcolepsia. Raro trastorno del sueño de origen neurológico caracterizado por una excesiva somnolencia durante el día, acompañada en la mayoría de los casos de debilidad muscular.

Debido al enorme impacto que generan los trastornos del sueño en las personas con esclerosis múltiple, es muy importante su diagnóstico precoz para tratarlos tan pronto se detecten. Según la doctora Abbey J. Hughes, del Departamento de Medicina Rehabilitadora de la Universidad de Washington y experta en esclerosis múltiple, existen diversas medidas terapéuticas que se pueden combinar:

 

  • Higiene del sueño: acostarse siempre a la misma hora, no tomar café, té o otras sustancias excitantes a última hora del día, reducir el uso del ordenador y otros dispositivos con pantalla antes de acostarse, mantener un peso adecuado…
  • Intervenciones psicológicas que ayuden a controlar el nivel de estrés. 
  • Intervenciones farmacológicas, siempre bajo el consejo de nuestro médico o farmacéutico.

 

Referencias:

Fecha de publicación: 10/2017

1706050557