Recién diagnosticado de esclerosis múltiple, la vida no se detiene

El momento en que se diagnostica una esclerosis múltiple (EM) suele ser difícil y, muchas veces, doloroso. De repente, una persona, por lo general muy joven, debe enfrentarse a una situación nueva y totalmente desconocida que le plantea numerosas dudas respecto a su situación y sus proyectos de vida.

La información, el apoyo emocional y mantener una actitud positiva son fundamentales para afrontar el diagnóstico de esclerosis múltiple y aceptar la enfermedad.

1. Acceso a la información. Muchas personas se sienten abatidas cuando se les diagnostica una esclerosis múltiple porque han oído hablar de ella como una patología muy limitante. A menudo, los medios de comunicación resaltan los aspectos más negativos de la enfermedad, sin mencionar que en la mayoría de los casos es posible vivir una vida normal.
El conocimiento que se tenga sobre la esclerosis múltiple condicionará la reacción de los pacientes. Por ello, el primer paso tras el diagnóstico es buscar información de calidad sobre la EM. Aunque el neurólogo suele ser la fuente de información más fiable, en las webs de las asociaciones de pacientes se ofrece también información de calidad y objetiva.

2. Apoyo emocional. Tras el diagnóstico, se pasa a formar parte de un colectivo reducido de personas. Sufrir esclerosis múltiple significa dejar de ser uno de los siete mil millones de habitantes de La Tierra para convertirse en uno de cada mil.
Compartir apoyo y vivencias con otros afectados que ya han superado la primera etapa puede ser muy motivador. Por eso, es muy recomendable hacerse miembro de alguna asociación de pacientes tan pronto se confirme el diagnóstico. Seguir uno de los numerosos blogs de personas con esclerosis múltiple puede ser también de gran ayuda para obtener apoyo emocional y no sentirse solo.

3. Mantener una actitud positiva. Tras el diagnóstico se puede elegir entre dos caminos: reaccionar bien o reaccionar mal. La esclerosis múltiple seguirá estando ahí independientemente del camino que se elija. Sin embargo, las personas que reaccionan bien interiorizan y aceptan mucho mejor la enfermedad que los que se derrumban. El negativismo conduce a la derrota sin haber empezado la batalla. En la mayoría de los casos de esclerosis múltiple se puede llevar una vida normal, tanto social como laboralmente. La vida no se detiene después del diagnóstico.

Es importante que las personas con esclerosis múltiple sientan que no están solas. Aceptar la enfermedad no significa aceptar una derrota, sino adoptar recursos para vivir la vida bajo una nueva perspectiva.

Referencias:
Tras el diagnóstico de la esclerosis múltiple el mensaje debe ser de esperanza, según una experta. Europa Press, 18 de diciembre de 2015.
• Fernández O, Fernández V, Guerrero M. Todo lo que usted siempre quiso saber acerca de la esclerosis múltiple y no se atrevió a preguntar. 2ª ed. Línea de Comunicación, Madrid, 2012.
Asociaciones de pacientes con esclerosis múltiple.

Fecha de publicación: 06/2017

1703047664