Mito: Sigo teniendo brotes de esclerosis múltiple. ¿Significa que el tratamiento no funciona?

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad muy impredecible que evoluciona de forma muy distinta en cada persona. Algunos pacientes presentan síntomas tan leves que morirán de viejos sin saber que tuvieron esclerosis múltiple, mientras que en otros casos -que son, por suerte, los menos frecuentes- se empieza con un cuadro de síntomas neurológicos. Entre ambos extremos existe una amplia gama de formas clínicas.

La forma de manifestarse la esclerosis múltiple es distinta de una persona a otra, y también varía el número de ataques o brotes. Algunas personas pueden no tenerlos, mientras que otras los tienen de vez en cuando. Y esto es así a pesar del tratamiento.

Un brote no significa que el tratamiento no esté funcionando. Los nuevos fármacos para la esclerosis múltiple mejoran los síntomas de la enfermedad, enlentecen su evolución y reducen el número de brotes, pero aún no se ha descubierto un tratamiento que los elimine totalmente. Lo que significa que los brotes pueden seguir apareciendo aunque se reciba la medicación.

La exploración neurológica convencional, realizada por el neurólogo, constituye la primera medida para saber si la esclerosis múltiple progresa.

Otra manera de conocer si el plan de tratamiento está funcionando, es realizar una resonancia magnética de forma periódica; esta prueba detecta la actividad de la esclerosis múltiple aunque en aquel momento no se experimente ningún síntoma. Comparando los resultados con los de otras resonancias realizadas previamente, se puede saber cómo evoluciona la enfermedad.

Según un informe elaborado por la Fundación de Esclerosis Múltiple, la mayoría de expertos coincide en afirmar que se necesitan al menos seis meses para decidir si un tratamiento está funcionando realmente y dos meses para que la medicación alcance unos niveles terapéuticos deseables en el organismo.

Para evaluar si el tratamiento para la esclerosis múltiple es efectivo también es importante llevar un control de los brotes a lo largo del tiempo, durante no menos de seis meses. Para ello, la Federación Internacional de Esclerosis Múltiple recomienda a los pacientes que anoten en un diario los brotes que sufren, su intensidad y el tiempo que tardan en recuperarse de ellos.

Y, sobre todo, para obtener los mayores beneficios terapéuticos es importante no abandonar la medicación aunque no se tengan síntomas. Ante cualquier duda o inquietud, no hay que dudar en comentárselo al médico o a la enfermera.


Referencias:
• González Maldonado, R. El extraño caso de la mielina perdida (la esclerosis múltiple descifrada). Navío Acosta M, Ochoa Amor JJ, eds. Createspace Independent Publishing Platform, 2013
Multiple sclerosis. Frequently Asked Questions.
How can I know if my multiple sclerosis medication is working?
Information, technology and MS. MS in focus, January 2014.

 

Fecha de publicación: 07/17

1706050557