Mito: “Los trastornos cognitivos aparecen solo en fases avanzadas”

Existe la creencia de que los trastornos cognitivos son síntomas que aparecen solamente en las etapas avanzadas de la esclerosis múltiple. ¿Qué hay de cierto en esto?

Hasta hace algunas décadas, se creía que las alteraciones cognitivas eran poco frecuentes en la esclerosis múltiple y que aparecían cuando la enfermedad estaba muy evolucionada. También se creía que la esclerosis múltiple era una enfermedad propia de las personas mayores, cuando actualmente se sabe que suele aparecer en las personas jóvenes. Ambas creencias han demostrado ser falsas.

Las nuevas investigaciones han permitido averiguar que los trastornos cognitivos no solo son unos síntomas muy frecuentes en la esclerosis múltiple, sino que pueden estar presentes desde el inicio, antes, incluso, de hacer el diagnóstico. Según se informa desde la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple (National Multiple Sclerosis Society), en los Estados Unidos, más de un 50% de las personas con esclerosis múltiple padecen alteraciones cognitivas cuando se les realiza una adecuada evaluación de sus funciones mentales.

El deterioro cognitivo está directamente relacionado con el grado de desmielinización, es decir, con la pérdida de mielina, una sustancia blanca que recubre las neuronas para facilitar la transmisión de los impulsos nerviosos. Esta relación se ha identificado en diversos estudios en los que se ha utilizado la resonancia magnética como método para visualizar las lesiones neurológicas.

Según los expertos, en las personas con esclerosis múltiple no existe una correlación entre la presencia de síntomas cognitivos y la duración o gravedad de su enfermedad. Niegan también que exista relación entre las alteraciones cognitivas y la presencia de síntomas físicos, pues algunos pacientes con muy poco deterioro físico tienen importantes trastornos cognitivos, y otros con una gran afectación física tienen las funciones cognitivas intactas.

La alteración cognitiva más frecuente en las personas con esclerosis múltiple es la pérdida de memoria. Neurólogos de la Unidad de Neuroinmunología Clínica y Esclerosis Múltiple del Hospital Universitario La Paz, en Madrid, informan que «entre un 40% y un 60% de los pacientes con esclerosis múltiple tienen problemas de memoria, y estos son frecuentes en las etapas tempranas de la enfermedad». La capacidad para mantener la atención, la rapidez para procesar la información y las funciones ejecutivas -es decir, la habilidad para planificar, manejar adecuadamente los recursos y anticipar resultados- también se afectan a menudo en las personas con esclerosis múltiple desde el comienzo de la enfermedad.

Es importante identificar las alteraciones cognitivas tan pronto aparezcan y acudir al médico ante los primeros síntomas, para que pueda iniciarse el tratamiento lo antes posible. Los trastornos cognitivos leves o en etapas iniciales responden mejor a las medidas terapéuticas que aquellos que ya llevan tiempo de evolución. Muchas veces, los cambios son tan sutiles como una dificultad para encontrar la expresión exacta (esa sensación de tener una palabra “en la punta de la lengua”) o no recordar lo que se iba a hacer en un momento dado.

Referencias:

Fecha de publicación: 2/2018

1710053061