Mito: las vacunas causan esclerosis múltiple

Cuando te diagnostican de esclerosis múltiple, las certezas de tu vida se transforman en incertidumbres. Tratas de buscar explicaciones que pongan un poco de orden en el desconcierto: ¿Por qué a mí? ¿Será por ese catarro que pasé? ¿Será por la vacuna de la gripe que me puse hace unos meses?

Ojalá tuviéramos las respuestas a todas tus preguntas. No las tenemos. Sin embargo, a algunas sí. En este artículo, te contamos todo lo que la ciencia sabe sobre la relación de las vacunas con la esclerosis múltiple.

Beneficios de las vacunas

Que las vacunas salvan vidas se sabe hace mucho. Según la Organización Mundial de la Salud, las vacunas evitan de 2 a 3 millones de muertes cada año, y si se mejorara la cobertura vacunal mundial se evitarían 1,5 millones más.

En las personas con esclerosis múltiple, las vacunas tienen un beneficio añadido. Las infecciones son un desencadenante bien conocido de pseudobrotes, es decir, del empeoramiento transitorio de los síntomas de la enfermedad. La American Academy of Neurology afirma que las vacunas pueden disminuir los pseudobrotes, al prevenir muchas infecciones.

Los estudios sobre las vacunas y la esclerosis múltiple muestran que…

Dado que la esclerosis múltiple involucra al sistema inmunitario, en los años ochenta surgió la duda de si las vacunas, al estimular este sistema, podrían desencadenar la enfermedad o los brotes. La ciencia ya ha resuelto la duda: las vacunas son seguras en las personas con esclerosis múltiple. No son la causa de la enfermedad y tampoco desencadenan brotes.

En el 2011, Farez y Correale revisaron la bibliografía que existía desde 1961 y concluyeron que vacunarse contra la hepatitis B, la gripe, el sarampión, la rubéola, las paperas, la fiebre tifoidea, la polio y la tuberculosis no elevaba el riesgo de sufrir esclerosis múltiple. Es más, incluso encontraron que vacunarse contra el tétanos y la difteria podría disminuir el riesgo de tener esclerosis, aunque recalcaron la necesidad de realizar más estudios para confirmar este dato.

Más reciente, en el año 2017, una revisión de las investigaciones sobre el tema publicadas hasta la fecha concluyó que las vacunas contra la hepatitis B, el virus del papiloma humano, la gripe, el sarampión, la rubéola, las paperas, la varicela, el tétanos, la tuberculosis, la polio y la difteria no aumentan el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple. 

Estos son solo dos de las muchas investigaciones que demuestran que las vacunas son seguras en las personas con esclerosis múltiple.

Ahora bien, ¿esto es cierto para todas las vacunas? Para casi todas. En un pequeño estudio con 7 pacientes con esclerosis múltiple que se vacunaron de la fiebre amarilla se vio que los brotes fueron más frecuentes durante las 6 semanas después de la vacunación. En las personas con esclerosis múltiple que viajen a países con fiebre amarilla, se deberá valorar el riesgo de vacunarse frente al riesgo de contraer la fiebre amarilla (una enfermedad muy grave).

Preguntas frecuentes

Está claro que debes vacunarte. Algunas dudas específicas que pueden surgirte son las siguientes:

  • Tengo un brote. ¿Puedo vacunarme? Lo mejor en estos casos es que esperes 4-6 semanas desde el inicio del brote. El motivo es que puede ser difícil diferenciar entre los síntomas del brote y una posible reacción a la vacuna.
  • Estoy tomando medicamentos para tratar la esclerosis múltiple. ¿Puedo vacunarme? Eso tendrás que preguntárselo a tu médico. En general, si tomas medicamentos que deprimen el sistema inmunitario no podrás ponerte vacunas fabricadas con virus vivos atenuados, ya que estos virus todavía conservan una mínima capacidad de provocar la enfermedad.
  • ¿Deben vacunarse mis familiares? Las personas que conviven con alguien que tiene esclerosis múltiple deberían tener su calendario vacunal actualizado. Además, deberían vacunarse todos los años de la gripe, para mantener los virus lejos de casa. La excepción son las vacunas de virus vivos: la National Multiple Sclerosis Society recomienda consultar con el médico antes de recibirlas.

Sabemos que seguirás buscando respuestas. Esperamos, al menos, que ahora te queden menos por encontrar.

Referencias

  • Rutschman OT, et al. Immunization and MS. A summary of published evidence and recommendations. American Academy of Neurology. 2009.
  • Mailand MT, Frederiksen JL. Vaccines and multiple sclerosis: a systematic review. J Neurol. 2017;264(6):1035-1050.
  • Farez MF, Correale J. Yellow fever vaccination and increased relapse rate in travelers with multiple sclerosis. Archives of Neurology. 2011;68(10):1267-1271.
  • Farez MF, Correale J. Immunizations and risk of multiple sclerosis: systematic review and meta-analysis. Journal of Neurology. 2011;258(7):1197-1206.
  • Langer-Gould A, et al. Vaccines and the risk of multiple sclerosis and other central nervous system demyelinating diseases. JAMA Neurology. 2014;71(12):1506-1513.
  • Vaccination and immunisation. Multiple Sclerosis Trust. Actualizado en octubre de 2017.
  • Vaccinations. National Multiple Sclerosis Society. Consultado el 23 de marzo de 2018.

Fecha de publicación: 07/2018

1806059289