Mito: la esclerosis múltiple es una enfermedad terminal

Comprendiendo la EM

Para la mayoría de los pacientes, la noticia de sufrir esclerosis múltiple (EM) se recibe como un shock, a lo que sigue una etapa de negación. Al comienzo, no aceptan padecer la enfermedad, creen que no puede ocurrirles a ellos, que los médicos se han equivocado al hacer el diagnóstico. Luego sobreviene el miedo, un miedo a la incertidumbre, a no poder valerse por sí mismos. Un miedo a morir en un plazo más o menos breve.

El miedo a tener una enfermedad crónica es muchas veces el factor dominante de la enfermedad y puede destruir tanto o más la calidad de vida que sus propios síntomas.

Sin embargo, se trata de un miedo infundado. Tener esclerosis múltiple no es una sentencia de muerte. Si logramos desterrar esta falsa creencia, los pacientes recién diagnosticados podrán enfrentarse con valentía al diagnóstico y arrinconar este miedo, que no hará más que entorpecer su evolución. Los miedos, ya sean reales o infundados, son a menudo una fuente de ansiedad y depresiones, muchas de ellas graves.

Hay mucha vida después de la esclerosis múltiple

Según un informe elaborado por la Federación Española para la Lucha Contra la Esclerosis Múltiple, esta enfermedad no afecta a la esperanza de vida. Los estudios de supervivencia que se han hecho en pacientes con esclerosis múltiple lo corroboran y demuestran que su esperanza de vida es similar que en la población general. Es muy raro que una persona con esclerosis múltiple muera debido a su enfermedad.

Por supuesto que hay formas de esclerosis múltiple que evolucionan rápidamente y pueden acortar la vida de las personas, pero son muy poco frecuentes.

Para mejorar la evolución, es fundamental empezar el tratamiento en las etapas iniciales de la enfermedad, antes de que ésta haya tenido tiempo de dañar las estructuras nerviosas. Cuanto antes se detecte la esclerosis múltiple y antes se aplique el tratamiento, mejor será el pronóstico.

Actualmente, existen medios para diagnosticar la enfermedad desde los primeros síntomas y se dispone de tratamientos muy avanzados que retrasan su evolución, reducen el número de brotes y mantienen una buena calidad de vida.

Gracias al diagnóstico precoz y a la aplicación del tratamiento en las fases iniciales, se puede vivir una larga vida, a pesar de la esclerosis múltiple.

Referencias:
• Goodin DS, Reder AT, et al. Survival in MS: a randomized cohort study 21 years after the start of the pivotal IFNβ-1b trial. Neurology 2012;78(17):1315-22.
• Fernández O, Fernández V, Guerrero M. Todo lo que usted siempre quiso saber acerca de la esclerosis múltiple y no se atrevió a preguntar. 2ª ed. Línea de Comunicación, Madrid, 2012.
• Plataforma Europea de Esclerosis Múltiple-EMSP (2008). Código Europeo de Buenas Prácticas en Esclerosis Múltiple.

Fecha de publicación: 07/2017

1706050557