Melatonina y triptófano en la esclerosis múltiple: ayuda para dormir bien

A menudo, las personas que sufren enfermedades crónicas tienen problemas para conciliar o mantener el sueño y la esclerosis múltiple (EM) no es una excepción. Hasta un 37% de las personas con esclerosis múltiple pueden sufrir insomnio; esto repercutirá en una falta de descanso nocturno, que aumentará su sensación de fatiga y tendrá consecuencias negativas sobre sus actividades diarias y su calidad de vida.

Dormir poco o tener un sueño de mala calidad se asocia además a otros problemas de salud potencialmente graves. Se ha observado que las personas que padecen insomnio de forma mantenida sufren con mayor frecuencia depresiones y tienen un mayor riesgo de desarrollar hipertensión arterial y otras enfermedades cardiovasculares. Debido a ello, algunos autores señalan que el insomnio persistente está ligado a una mayor mortalidad.

La melatonina, conocida también como “la hormona del sueño”, tiene un papel fundamental en la regulación del sueño. Esta asociación es especialmente interesante en la esclerosis múltiple, ya que se ha observado que las personas que padecen esta enfermedad tienen unos niveles de melatonina significativamente menores que las personas sanas. Este déficit podría ser la causa de los trastornos del sueño que padecen. Además, el déficit de melatonina se ha relacionado con una mayor frecuencia de recaídas de la esclerosis múltiple.

La melatonina se produce en la glándula pineal, una pequeña estructura glandular situada en el cerebro. La hormona se produce durante las fases oscuras del día a partir del triptófano, un aminoácido presente en las proteínas de origen animal, es decir, en la carne, los lácteos, los huevos y el pescado.

Una de las funciones biológicas más destacables de la melatonina es su capacidad para sincronizar los ritmos circadianos de sueño y de vigilia y favorecer así un sueño reparador, tranquilo y sosegado. Debido a ello, ha despertado un gran interés, bien como medicamento o como suplemento alimenticio.

Para que el organismo pueda sintetizar la cantidad melatonina que necesita, es importante que la dieta sea rica en triptófano. Dado que las personas con esclerosis múltiple tienen bajos niveles de melatonina, los suplementos de triptófano pueden ser de utilidad para favorecer la producción de melatonina.

Sobre el uso de la melatonina como suplemento alimenticio, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) destaca que existen evidencias que asocian el consumo de esta hormona con una reducción del tiempo necesario para conciliar el sueño. Para llegar a esta conclusión, un grupo de expertos analizó distintos estudios realizados tanto en personas que dormían bien como en otras que sufrían trastornos del sueño. En la mayoría de los casos, se observó que aquellas personas que tomaban melatonina antes de acostarse tardaban menos en conciliar el sueño que las que no la tomaban.


Referencias:
• Contreras A. Insomnio: generalidades y alternativas terapéuticas de última generación. Rev Med Clin Condes 2013;24(3):433-441.
• Hughes AB. Sleep disturbance and Multiple Sclerosis. National Multiple Sclerosis Society, 2016.
• Winkelman J. Insomnia disorder. N Engl J Med 2015;373(15):1437-1444.
• EFSA Journal. Scientific Opinion on the substantiation of health claims related to melatonin.
• Melamund L, Golan D, et al. Melatonin dysregulation, sleep disturbances and fatigue in multiple sclerosis. J Neurol Sci 2012;314:37-40.

1703047664