La esclerosis múltiple y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

¿Has visto Mejor imposible, El aviador o Elektra? Todas son películas cuyo protagonista padece un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). Aunque ninguno de ellos tiene esclerosis múltiple, no debería sorprender a nadie que así fuera, pues el TOC es más frecuente en las personas con esclerosis que en el resto de la gente (Foroughipour, 2012; Sayyah, 2016).

¿Qué es el trastorno obsesivo-compulsivo?

El TOC es una enfermedad que se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones. Las obsesiones son pensamientos que llegan repetidamente a la mente de la persona (sin ser bienvenidos) y le generan ansiedad, inquietud y malestar. Para calmar la ansiedad que la obsesión produce, la persona realiza ciertos actos o rituales, llamados compulsiones.

Un ejemplo típico es el de quien teme contaminarse por dar la mano o tocar los objetos (obsesión), por lo que se lava las manos continuamente (compulsión). Otro ejemplo es el del miedo a dejarse la puerta o la llave del gas abierta (obsesión), por lo que la persona comprueba todo el rato si ha sido así (compulsión).

Todos podemos tener ciertos comportamientos obsesivos, pero cuando interfieren en nuestras rutinas y en la vida diaria es cuando pasan a ser un trastorno.

Se desconoce la causa exacta del TOC. Es posible que jueguen un papel las alteraciones de la serotonina (un neurotransmisor, esto es, una de las sustancias que transmiten la información entre las neuronas). También parecen estar implicados factores genéticos, así como alteraciones en el funcionamiento de determinadas áreas del cerebro.  

¿Qué es la esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple es una enfermedad en la cual el  sistema inmunitario destruye la vaina de mielina del sistema nervioso central. Se desconoce por qué ocurre esto, pero parece que es consecuencia de factores tanto genéticos como ambientales.

Los síntomas se producen por la desmielinización del sistema nervioso y son muy variados: debilidad, visión doble o borrosa, pérdida de sensibilidad o sensaciones extrañas, fatiga, pérdida de memoria, falta de concentración, etc.

¿Cuál es el vínculo entre el trastorno obsesivo-compulsivo y la esclerosis múltiple?

Como explica Foroughipour en su trabajo sobre la asociación entre la esclerosis múltiple y el TOC, hay varias enfermedades mentales que se dan con mayor frecuencia en los pacientes con esclerosis. La más frecuente es la depresión, pero el TOC no se libra. Aunque las cifras varían mucho, en todos los estudios se encuentra que este trastorno afecta más a las personas con esclerosis múltiple que al resto de la gente.

¿Por qué ocurre esto? La causa es desconocida, pero algunos investigadores creen que se debe a la interrupción de la comunicación entre ciertas áreas del cerebro, por la falta de mielina. Es posible que el sistema inmunitario también juegue algún papel, pues hay estudios que relacionan el TOC con la autoinmunidad (igual que ocurre en la esclerosis múltiple).

Sea cual sea la causa, el TOC puede afectar mucho a la calidad de vida. A pesar de ello, y aunque la persona se da cuenta de que las obsesiones las crea su mente, la mayoría tarda mucho en pedir ayuda, por vergüenza. Si crees que puedes tener un TOC, cuéntaselo a tu médico cuanto antes. Los medicamentos y la psicoterapia te ayudarán a superarlo.

Referencias

Fecha de publicación: 04/2018

1802055912