Esclerosis múltiple no es sinónimo de ir en silla de ruedas

Antiguamente, al hablar de esclerosis múltiple (EM) era inevitable pensar en una silla de ruedas, porque no había ningún tratamiento específico para esta enfermedad y solamente se diagnosticaban los casos graves, cuando ya estaba muy avanzada.

Todavía hoy, una de las primeras preguntas que se hacen los pacientes cuando se les diagnostica esta enfermedad es: ¿me voy a quedar en silla de ruedas? Está tan arraigada la creencia de que la esclerosis múltiple es sinónimo de «acabar en silla de ruedas», que a veces es difícil pensar que pueda haber vida después del diagnóstico.

En la actualidad, las cosas han cambiado y lo cierto es que solo un 25% de los pacientes con esclerosis múltiple llegan a necesitar silla de ruedas en algún momento de su vida. La esclerosis múltiple puede dar problemas de movilidad, pero la mayoría de los pacientes mantiene su independencia y lleva una vida satisfactoria a pesar del diagnóstico.

Esta mejoría en el pronóstico de la EM se debe a su detección precoz, que permite tratarla desde sus fases iniciales, y a los importantes avances terapéuticos que se han venido produciendo en los últimos años.

La introducción, hace dos décadas, de los primeros fármacos capaces de modificar el curso de la enfermedad dio un giro de ciento ochenta grados al abordaje terapéutico de la EM y aportó esperanza a los pacientes. La esclerosis múltiple empezó a pasar de ser una dolencia incapacitante a convertirse para muchos en una enfermedad silenciosa que les permitía llevar una vida normal aunque, eso sí, con necesidad de control médico.

El camino que se abrió en la década de los noventa no fue más que el comienzo. El esfuerzo investigador en el tratamiento de esta enfermedad es continuo y abundante y ha cambiado su historia natural. Actualmente se dispone de un arsenal terapéutico que permite mantener las capacidades y la independencia de los pacientes con esclerosis múltiple durante muchos años.

El mito de la silla de ruedas empezó a tambalearse con la llegada de los nuevos tratamientos y se está derrumbando día a día. Cada avance terapéutico es una conquista para la calidad de vida de los pacientes con esclerosis múltiple.

Referencias:
• Myhr KM, Riise T, et al. Disability and prognosis in multiple sclerosis: demographic and clinical variables important for the ability to walk and awarding of disability pension. Mult Scler 2001;7(1):69-65.
Nota de prensa de la SEN.
Esclerosis múltiple: preguntas y respuestas.

1702046799