Ejercicios de relajación para personas con esclerosis múltiple

No hay duda de que una enfermedad crónica como la esclerosis múltiple puede aumentar los niveles de estrés en las personas. Su impredecible evolución, unido a las pérdidas físicas, psicológicas y sociales que puede ocasionar, genera inseguridad y estrés en las personas.

Sufrir algo de estrés no es del todo malo. Sin una cierta dosis de estrés no seríamos capaces de actuar en momentos de peligro. Sin embargo, cuando el estrés es excesivo o dura demasiado tiempo, nos paraliza y nos impide actuar con normalidad. Además, nos roba una parte de la energía que necesitamos para afrontar nuestro día a día, y esta reserva de energía se agota fácilmente en las personas con esclerosis múltiple.

Aunque el estrés sea una parte inevitable de la vida, no debemos permitir que la monopolice y dirija nuestros actos.Si sentimos que las inquietudes nos abruman y no nos dejan avanzar, practicar ejercicios de relajación puede ayudarnos a recuperar esa calma y esa paz tan deseadas.

La Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple (National Multiple Sclerosis Society), en los Estados Unidos, propone una serie de técnicas de relajación que se pueden practicar en casa y que ayudarán a las personas con esclerosis múltiple a sentirse física y mentalmente mejor:

Respiración profunda. Respirar es un acto que realizamos de forma inconsciente, sin pensar. La técnica de la respiración profunda se puede practicar en cualquier momento y lugar y consiste en dedicar unos minutos a respirar profundamente y de forma consciente, sintiendo que estamos inhalando y exhalando aire. Existen CDs en los que se explica paso a paso la técnica de la respiración profunda. Es un ejercicio sencillo que nos ayudará a sentirnos más relajados y a distraer las causas del estrés.

Visualización creativa. Esta técnica se basa en utilizar la imaginación para trasladarnos a un entorno relajante y, una vez en él, abrir los sentidos para dejarnos envolver por las sensaciones agradables. Podemos elegir distintos destinos para nuestro viaje imaginario: un lugar conocido, un paisaje sugerente que hemos visto en la televisión o en alguna revista de viajes, un lugar que solo exista en nuestra imaginación, como una paradisíaca playa perdida en una isla remota… Practicar esta técnica con un fondo de música relajante ayuda a generar imágenes. Existen CDs que pueden guiarnos en la práctica de la visualización creativa.

Relajación muscular progresiva. Esta técnica se utiliza para reducir el estrés y, si se practica antes de acostarse, para ayudar a conciliar el sueño. Se basa en tensar y relajar los distintos grupos musculares. Existen diferentes modalidades de relajación muscular progresiva y conviene elegir la más adecuada en cada caso; por lo tanto, se recomienda practicarla bajo la orientación e indicaciones de un profesional de la salud, especialmente si sufrimos espasticidad.

-Yoga y meditación. El yoga consiste en un conjunto de ejercicios físicos y mentales que permiten conseguir un estado de tranquilidad y de serenidad mental. El yoga aumenta la flexibilidad del cuerpo y ayuda a liberar tensiones. Existen diferentes tipos y niveles de yoga; algunos ejercicios son sencillos, mientras que otros requieren de una cierta práctica o de un proceso de adaptación. Para obtener los mayores beneficios, es importante practicar el yoga con un instructor cualificado.

-Tai chi. El tai chi es una disciplina milenaria que nació en China inicialmente como arte marcial, y que actualmente se utiliza debido a sus propiedades relajantes y otros efectos beneficiosos para la salud. El tai chi es más suave que el yoga y se basa en practicar una serie de movimientos y posturas, lentamente pero con fluidez y acompañados de respiraciones profundas.

Referencias:

Fecha de publicación: 02/2018

1711053840