Deterioro Cognitivo en Esclerosis Múltiple

Las funciones cognitivas en la esclerosis múltiple (EM) pueden verse afectadas en casi la mitad de los pacientes a lo largo de la evolución de su enfermedad, sin embargo, el deterioro cognitivo en esta enfermedad no puede ser confundido con la demencia que observamos en la enfermedad de Alzheimer.

Para comprender la diferencia del deterioro cognitivo en estas dos patologías es necesario aclarar que en la enfermedad de Alzheimer, se forman placas seniles, que impiden las conexiones neuronales, y esto se traduce en la pérdida de neuronas, y consecuentemente, en una pérdida de memoria. En la esclerosis múltiple no sucede lo mismo; lo que se ve afectado son las vías o caminos que acceden a ella, y eso se traduce en una ralentización de la velocidad del procesamiento de la información, es decir: cuesta más tiempo comprender órdenes o tareas complejas.

Las funciones cognitivas que más frecuentemente se ven alteradas en los pacientes con EM son precisamente:

  • Procesamiento de la información.
  • Mantenimiento de la atención, que da como resultado lo que llamamos deterioro en la memoria de trabajo.

Y de forma menos frecuente, se ven alteradas las funciones ejecutivas o visuoespaciales. En el lenguaje, se manifiesta como falta de fluidez verbal, o como decimos de forma coloquial “facilidad de palabra”, sobretodo nombres.

¿Cómo detectarlo?

Frecuentemente son los familiares, o el propio paciente, los que detectan este enlentecimiento, o fatiga mental. Generalmente, coinciden los cuidadores y el paciente cuando se les realiza encuestas interrogando sobre este problema.

¿Con qué se confunde?

Muchas veces se confunde con la depresión. El esfuerzo realizado por el paciente con deterioro cognitivo para poder procesar la información, le provoca un cansancio mental que, muchas veces, hace que el paciente desista de realizar determinadas tareas, y abandone las relaciones sociales, confundiéndose, a menudo, esta actitud por la depresión.

¿Cómo combatirlo?

En el momento actual, no existe evidencia suficiente que apoye el tratamiento farmacológico para curar el deterioro cognitivo; si bien hay varios estudios en marcha, las herramientas actuales para combatir el deterioro cognitivo son:

  • Evitar factores que puedan empeorarla. Se ha observado que el hábito de fumar aumenta la atrofia cerebral y el déficit cognitivo.
  • Estimular la reserva cognitiva. Lo que se ha observado es que en estudios de resonancia funcional (es decir, que valora la activación de las zonas cerebrales durante la realización de tareas ejecutivas), el cerebro de los pacientes con EM necesita activar áreas mayores del cerebro para la ejecución de cualquier tarea que una persona sana, lo que produce un agotamiento más rápido. También sabemos, por otra parte, que el cerebro tiene una capacidad enorme de aumentar sus conexiones y poder suplir la función de las células que van muriendo, es lo que llamamos “plasticidad neuronal”. Esta capacidad puede ser estimulada y mantenida con ejercicios de rehabilitación cognitiva. Es por ello que se recomienda a todos los pacientes, que mantengan una actividad intelectual y de trabajo normal, mientras sea posible.
  • Practicar deporte. Se ha demostrado que la actividad física mejorar la velocidad del procesamiento de la información.
  • Dormir suficientes horas. Es aconsejable dormir entre 8 y 10 horas diarias.

Dra. Delicias Muñoz García
Jefa de la Unidad de Esclerosis Múltiple
Complejo Hospitalario Universitario de Vigo
Abril 2012

1707051176