¡Cuidado con los catarros si tienes esclerosis múltiple!

Para la mayoría de la gente, un catarro o resfriado es simplemente un conjunto de síntomas molestos que remite en unos días. Sin embargo, para una persona con esclerosis múltiple, un catarro puede suponer un empeoramiento de los síntomas de la esclerosis y un gran trastorno en su rutina.

Lo que dice la ciencia

La relación entre los resfriados y la esclerosis múltiple se ha estudiado desde hace décadas. Nadie pone en duda que las infecciones respiratorias víricas (es decir, los catarros) empeoran los síntomas de la esclerosis. En lo que todavía no se ponen de acuerdo es en si los virus respiratorios pueden provocar un brote o si lo que producen es un seudobrote.

¿Y qué es un seudobrote? Aunque lo de seudo puede sonar a falso, en realidad se refiere al empeoramiento, muy real pero transitorio, de los síntomas de la esclerosis múltiple en relación con la fiebre, las infecciones, el calor o el estrés. Al contrario que los brotes, los seudobrotes no se producen por nuevas lesiones ni inflamación del sistema nervioso central.

Por eso la ciencia todavía duda: aunque diversos estudios han demostrado que los catarros empeoran los síntomas de la esclerosis y que el riesgo persiste incluso semanas después (Anderson, 1993; Edwards, 1998; Panitch, 1994; Sibley, 1985), no se han demostrado nuevas lesiones ni inflamación en el sistema nervioso (Buljevac, 2002; Edwards, 1993; Kneider, 2015).

Lo que siente la gente con esclerosis múltiple y catarro

Un simple resfriado deja de ser simple cuando afecta a una persona con esclerosis múltiple. Nariz congestionada, agüilla por la nariz, estornudos, tos, fiebre… Hasta ahí, como todo el mundo. Lo diferente es que pueden empeorar síntomas ya existentes, como la fatiga, la rigidez, los calambres, el entumecimiento… En definitiva, es fácil confundirlo con una recaída.

Lo habitual es que se vuelva a la normalidad cuando el catarro remita. Sin embargo, a veces la recuperación de los síntomas de la esclerosis tarda más tiempo, incluso semanas.

La fiebre es enemiga de la esclerosis múltiple, así que hay que tratarla en cuanto aparezca por el horizonte, sin dejar que suba. Por lo demás, descansar y beber mucho líquido son buenos consejos. En general, cuando lo síntomas de la esclerosis empeoran, sea cual sea la causa, la National Multiple Sclerosis Society recomienda consultar con el médico cuando no mejoran tras 24 horas.

¿Se pueden prevenir los catarros?

Una revisión sistemática de Cochrane muestra que la medida más efectiva para evitar la transmisión de los virus respiratorios es lavarse las manos. Esto es especialmente cierto en los niños. Lavarles las manos con frecuencia previene el contagio entre ellos y también a otras personas que viven en la casa.

Otras medidas efectivas son las siguientes:

  • Evitar tocarse la boca, la nariz y los ojos.
  • Toser tapándonos la boca con el hueco del codo, en vez de con la mano.
  • Desechar los pañuelos de forma apropiada nada más usarlos.

Según las revisiones del UpToDate, los probióticos, el ejercicio, dormir suficiente, las vitaminas C, D y E, el zinc y los productos de herbolario no son recomendables, bien porque han demostrado que no influyen en los resfriados, bien porque hacen falta más estudios, bien porque los efectos negativos contrarrestan los beneficios.

Referencias

Fecha de publicación: 05/2018 

1802055912