Contracturas y espasticidad en la esclerosis múltiple

La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad autoinmunitaria en la que se forman placas de desmielinización en el sistema nervioso central. Como consecuencia, se producirá una sintomatología diferente en función del tamaño de las placas, su cantidad y su localización.

Entre los síntomas que caracterizan a la esclerosis múltiple, se encuentra la espasticidad.

Los músculos del cuerpo, incluso en reposo, mantienen un cierto tono muscular. Para mantener un tono correcto, deben recibir un estímulo adecuado por parte de la médula espinal. En cambio, en la persona con EM este control del tono muscular a menudo se ve afectado al verse dañadas las áreas del SNC encargadas del movimiento muscular (área motora y vías motoras). Aparece entonces un tono muscular inapropiadamente aumentado (espasticidad).

Algunos de los síntomas que se pueden presentar en los afectados de contracturas y espasticidad, según el área que afecte, son:

Hipertonicidad: Significa un tono muscular aumentado. Como resultado, se produce rigidez muscular que implica contracturas que pueden resultar dolorosas, impedir determinados movimientos o limitar su amplitud. También se pueden afectar las articulaciones, que se encuentran sometidas a sobrecarga por la contracción muscular.

Contracciones musculares espontáneas: Habitualmente se producen en series o grupos. En caso de que se produzcan en músculos relacionados con la micción o la defecación, pueden desencadenar incontinencia. Si afectan a músculos relacionados con la marcha, se pueden producir caídas.

Problemas para el descanso: Debido a la necesidad de orinar con mayor frecuencia, es posible que el descanso nocturno no sea reparador. Uno de los síntomas característicos de la esclerosis múltiple es la fatiga, que puede verse agravada por un descanso de mala calidad.

Dificultades para la comunicación: en caso de que los músculos afectados sean los implicados en la articulación de la palabra.

Dificultades para tragar: Si se afectan músculos relacionados con la deglución, pueden aparecer dificultades para tragar y sus problemas derivados, como la pérdida de peso o la neumonía por aspiración, en que pasa a los bronquios alimento.

La espasticidad se considera una de las principales causas de discapacidad en la EM, dado que limita la vida cotidiana.

Por ello, las principales sociedades científicas -entre las que se encuentran la Sociedad Española de Neurología (1)- han elaborado guías clínicas para el diagnóstico y tratamiento de la espasticidad en la EM. La Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple de Estados Unidos ha elaborado incluso una serie de vídeos al respecto (2,3).

Para conseguir los mejores resultados en el tratamiento, es necesario combinar diferentes tratamientos farmacológicos con terapias físicas y de rehabilitación.

En caso de presentar síntomas de espasticidad, se deben comunicar inmediatamente al neurólogo para que lo refleje en la historia clínica y tome las medidas de tratamiento oportunas.


Referencias
1. Documento de consenso sobre la espasticidad en pacientes con esclerosis múltiple: Neurología.com [Internet]. 2017 [consultado el 5 de febrero de 2017].
2. Spasticity and MS - YouTube [Internet]. 2017 [consultado el 5 de febrero de 2017].
3. Spasticity and MS: Management Strategies - YouTube [Internet]. 2017 [consultado el 5 de febrero de 2017].

 

1702046799