Consejos para que bañarse o ducharse sea seguro y cómodo con esclerosis múltiple

A medida que la esclerosis múltiple avanza, es posible que tengamos que hacer algunas modificaciones en nuestra casa para eliminar las barreras y sentirnos más seguros y más cómodos.

Debido a sus características, el cuarto de baño es uno de los espacios de la casa que más tiende a adaptarse, ya que suele ser una habitación pequeña, de difícil acceso para las personas con problemas de movilidad o que utilizan ayudas para desplazarse, y es fácil resbalar. Sus superficies lisas y a menudo húmedas favorecen los resbalones, sobre todo cuando se tienen problemas de equilibrio, y las caídas pueden ser muy peligrosas debido a la dureza de sus elementos.

Para convertir el cuarto de baño en un lugar accesible y libre de riesgos para las personas con esclerosis múltiple, es importante informarse bien de los cambios y de las reformas que convendría hacer. Para empezar, las fundaciones de esclerosis múltiple referenciadas al pie proponen los siguientes consejos para que bañarse o ducharse sea seguro y cómodo para las personas con esclerosis múltiple:

 

  • Colocar materiales antideslizantes en el suelo de la bañera o de la ducha para evitar los resbalones. Si se prefiere cambiar el plato de la ducha, se recomienda elegir un modelo con la base totalmente plana y de material antideslizante.
  • Colocar barras y agarraderos en las paredes aledañas a la ducha o la bañera, procurando que sean de un material antideslizante.
  • Iluminar bien la zona de la bañera o la ducha, asegurándose de que la instalación eléctrica está bien protegida para evitar posibles cortocircuitos por la naturaleza húmeda del entorno.
  • Instalar grifería monomando porque es más fácil de usar.
  • Si la fatiga es importante o el riesgo de caídas es elevado, se recomienda ducharse sentado. Existen distintos modelos de silla para bañera o ducha. La elección de un modelo u otro dependerá de las características de cada cuarto de baño.
  • Utilizar dispensadores de jabón líquido en caso de pérdida de fuerza o destreza en las manos. Además, ayudan a liberar espacio.
  • Extremar las precauciones sobre la temperatura del agua en caso de sensibilidad o intolerancia al calor.
  • Apartar los elementos que no sean necesarios para ganar espacio y evitar obstáculos.
  • Instalar un botón de emergencia o un teléfono en el cuarto de baño. También se puede llevar el móvil y tenerlo a mano, dejándolo sobre una superficie seca.

El terapeuta ocupacional puede aconsejarnos sobre las adaptaciones más adecuadas en cada caso particular. El objetivo es que los afectados por la esclerosis múltiple se puedan bañar o duchar de forma independiente, sin requerir la ayuda de otras personas, y asumiendo los mínimos riesgos.

Referencias:

Fecha de publicación: 11/2017

1708051838