¿Cómo se diagnostica la EM?

Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), cada año se diagnostican 1.800 casos nuevos de esclerosis múltiple (EM) en España. Los avances en los medios diagnósticos facilitan que la enfermedad se detecte en etapas cada vez más tempranas.

¿De qué medios disponemos actualmente para diagnosticar la esclerosis múltiple?

El primer paso es realizar una buena historia clínica por un neurólogo experimentado que incluya un análisis de los síntomas, un examen físico completo y una exploración neurológica detallada. Este paso es fundamental para sospechar la esclerosis múltiple, pero el diagnóstico de certeza se obtendrá con una serie de pruebas complementarias:

 

  • Resonancia Magnética (RM): es una prueba indolora y con una elevada sensibilidad diagnóstica que utiliza campos magnéticos para diagnosticar enfermedades mediante la obtención de imágenes del cuerpo. En el caso de la esclerosis múltiple, la RM permite visualizar lesiones en el recubrimiento de las fibras nerviosas (mielina).
  • Potenciales Evocados (PE): mediante la colocación de electrodos en el cuero cabelludo, esta prueba muestra si existe una alteración o enlentecimiento en la transmisión de los mensajes eléctricos a lo largo de las fibras nerviosas en diversas áreas del cerebro. Los resultados deben ser interpretados por neurólogos o neurofisiólogos entrenados.

Hay tres tipos de PE: visuales, auditivos y sensoriales. Actualmente, solo los PE visuales se utilizan para diagnosticar la esclerosis múltiple. Mediante los PE visuales se pueden detectar alteraciones en la transmisión nerviosa en las vías del nervio óptico, una de las estructuras nerviosas que más se afectan en las primeras fases de la esclerosis múltiple.

 

  • Análisis del líquido cefalorraquídeo (LCR): la muestra de LCR se toma mediante una punción lumbar; para ello, se introduce una aguja en la parte inferior de la espalda, en la columna vertebral. El análisis del LCR permite detectar marcadores que hagan sospechar una esclerosis múltiple, como las “bandas monoclonales”, un grupo específico de proteínas que se encuentran en el LCR del 90-95% de los afectados.
  • Análisis de sangre: aunque no proporciona un diagnóstico definitivo de esclerosis múltiple, es útil para descartar otras enfermedades.
  • El pronóstico de la esclerosis múltiple depende, en gran parte, de que el diagnóstico se pueda realizar precozmente, ante los primeros síntomas. Gracias a los nuevos medios diagnósticos, esto es actualmente posible.

 

Referencias:

Fecha de publicación: 11/2017

1708051838