Biomarcadores en la esclerosis múltiple

¿Te imaginas que se pudiera diagnosticar la esclerosis múltiple con un simple análisis de sangre? ¿O que con otro análisis se determinara exactamente el fármaco más adecuado para ti? Estas son solo algunas de las maravillas que pueden (o podrán en un futuro próximo) hacer los biomarcadores.

¿Qué es un biomarcador?

En 1998, un grupo de trabajo del Instituto Nacional de Salud (National Institutes of Health) de los Estados Unidos definió biomarcador (o marcador biológico) como una ‘característica medible y evaluable que sirve como indicador de un proceso biológico normal o patológico, o de la respuesta a una intervención terapéutica’. 

Es decir, un biomarcador es algo (una sustancia en la sangre, una imagen radiológica, etc.) que se mide en una persona y nos proporciona información sobre su estado de salud o enfermedad, o sobre si el tratamiento es efectivo o no. No salgas corriendo, que enseguida te ponemos unos cuántos ejemplos. 

¿Qué tipos de biomarcadores hay?

Según para qué sirvan, pueden ser:

  • Biomarcadores de riesgo. Nos indican la predisposición que tiene la persona de sufrir una enfermedad. Por ejemplo, el colesterol LDL (malo) es un biomarcador de riesgo cardiovascular. Estos biomarcadores son útiles porque, si conocemos el riesgo de sufrir una enfermedad, podemos prevenirla. En nuestro ejemplo, si disminuimos el nivel elevado de LDL en la sangre, reducimos el riesgo de sufrir un infarto. 
  • Biomarcadores de diagnóstico. Nos indican si la persona padece una enfermedad. Por ejemplo, si el nivel de glucosa en la sangre está elevado nos indica que esa persona tiene diabetes.  
  • Biomarcadores de pronóstico. Informan sobre la gravedad y la progresión de la enfermedad. El antígeno carcinoembrionario (CEA) es un biomarcador de pronóstico del cáncer de colon. Es una sustancia que se detecta en grandes cantidades en la sangre de las personas con este tipo de cáncer. Una vez que se trata el cáncer, el CEA retorna a su nivel normal, lo cual es señal de que el tratamiento ha sido efectivo. Si, a lo largo del tiempo, el CEA vuelve a subir, nos indica que el cáncer ha vuelto. 

Como ves, los biomarcadores son utilísimos en todas las fases de una enfermedad. Lo malo es que es complicado descubrir biomarcadores fiables.  

Los biomarcadores de la esclerosis múltiple

En la esclerosis múltiple, actualmente se usan varios biomarcadores. Cuando una persona tiene algún síntoma neurológico por primera vez, no se puede todavía hacer el diagnóstico de esclerosis múltiple porque no se sabe cómo va a evolucionar, si habrá más brotes o no. En ese momento, las lesiones en la resonancia magnética nuclear son un marcador del riesgo de progresión: cuantas más lesiones, más riesgo. Lo mismo implica encontrar bandas oligoclonales en el líquido cefalorraquídeo (otro biomarcador). 

Se están investigando muchos biomarcadores, algunos muy promisorios, pero todavía necesitan más estudios. Por ejemplo, el grado de atrofia cerebral en la resonancia magnética nuclear parece predecir la progresión de la discapacidad. Los pacientes con niveles altos en el líquido cefalorraquídeo parecen evolucionar peor. Hay diversos biomarcadores que podrían predecir la respuesta al tratamiento, aunque todavía ninguno es lo suficientemente fiable. También se están estudiando marcadores genéticos… y muchos otros. 

Nuestra intención con este artículo no es proporcionar una lista interminable de marcadores biológicos, sino darte esperanza. La ciencia avanza muy deprisa y es más que probable que se encuentren biomarcadores que permitan escoger el mejor medicamento para ti o predecir cómo va a evolucionar la enfermedad en tu caso particular, para tratarla con más intensidad si es necesario. Ya verás.   

 

 

Referencias

  • Biomarkers Definitions Working Group. Review Biomarkers and surrogate endpoints: preferred definitions and conceptual framework. Clin Pharmacol Ther. 2001; 69 (3): 89-95.
  • Fernández O, Martin R, Rovira A, et al. Biomarcadores en la esclerosis múltiple: puesta al día 2014. Rev Neurol. 2014; 58 (12): 553-570.
  • Housley WJ, Pitt D, Hafler DA. Biomarkers in multiple sclerosis. Clinical Immunology. 2015; 161 (1): 51-58. 

Fecha de publicación: 06/2018

1806059289