Conducir con esclerosis múltiple

Conducir otorga independencia, y el mero hecho de haber sido diagnosticado de esclerosis múltiple no es motivo suficiente para que tengas que renunciar a ello.

¿Qué dice la ley?

Hasta hace unos años, ninguna persona con esclerosis múltiple podía obtener el permiso de conducir. Esto fue cambiando y las reglas vigentes están reflejadas en el Real Decreto 1055/2015, de noviembre del 2015, que expresa lo siguiente:

Los afectados de enfermedades del sistema nervioso central […] deberán aportar un informe del neurólogo en el que se haga constar la exploración clínica y sintomatología actual, el pronóstico de la evolución de la enfermedad y el tratamiento prescrito. A criterio facultativo se podrá obtener o prorrogar el permiso o licencia, cuya vigencia será como máximo de cinco años.

Esto quiere decir que, para poder obtener la licencia para conducir un coche o una moto, deberás llevar al centro psicotécnico un informe del neurólogo, en función del cual el médico del psicotécnico decidirá si puedes sacarte (o renovar) el carné. Por supuesto, tendrás también que pasar el examen psicotécnico, como todo el mundo. La licencia será válida durante cinco años.

En lo que se refiere a conducir vehículos pesados, como autobuses o camiones, la ley es muy clara: no está permitido.

La esclerosis múltiple está progresando: ¿qué hago?

La esclerosis múltiple es una enfermedad que puede progresar y afectar a la capacidad de conducir. Tal vez empieces a notar que te cuesta entrar y salir del coche, que tienes rigidez y espasmos en las piernas, que te cuesta concentrarte en la conducción o que ves borroso. Estos son solo algunos de los síntomas que te obligan a replantearte si puedes o no conducir.

Por suerte, muchas de las limitaciones que la esclerosis múltiple impone a la capacidad para conducir pueden solucionarse con adaptaciones técnicas para el vehículo. Te sorprenderá la cantidad de ellas que hay: aceleradores de pie izquierdo o de mano, embragues y frenos de mano, pomos que se instalan en el volante y permiten accionar fácilmente un montón de funciones (luces, limpiaparabrisas, etc.), mandos que reconocen la voz, asientos que se giran…

En un centro de reconocimiento médico te ayudarán a definir el tipo de modificaciones que requiere el coche, y en cualquier taller homologado pueden adaptarlo. Luego, tendrás que pasar la ITV y notificar los cambios en la Jefatura de Tráfico. Es posible que tengas que renovar el carné de conducir.

Consejos para una conducción segura

Los síntomas de la esclerosis múltiple fluctúan de día en día, e incluso a lo largo del día. Los siguientes consejos son útiles para aumentar la seguridad cuando te pongas al volante:

  • Si la fatiga es uno de tus síntomas, trata de conducir en los momentos del día en los que sepas que estás mejor.
  • Haz trayectos cortos e intenta organizarte para evitar las horas punta.
  • Los días que haga mal tiempo, mejor usa el transporte público.
  • Tampoco conduzcas cuando tengas un catarro[AMGS1] o cualquier otra enfermedad, pues en esos casos los síntomas de la esclerosis empeoran.

¿Y si ya no puedo conducir?

Muchas personas con esclerosis múltiple pueden conducir durante mucho tiempo, bien porque no presenten ninguna limitación, bien porque puedan sortearla con adaptaciones técnicas. Sin embargo, dado que es una enfermedad progresiva, hay que ser realista y reconocer cuándo las limitaciones son tantas que la conducción ya no es segura.

Vivir con esclerosis múltiple, una enfermedad cambiante, exige planificación. Por eso, prepararse para cuando llegue el momento de renunciar al coche es un gran paso para hacer ese momento más llevadero. Piensa: ¿cómo realizarías este trayecto si no tuvieras coche? Indaga acerca de las diferentes posibilidades: transporte público; algún familiar, amigo o conocido que vaya al mismo sitio (puedes compartir los gastos de la gasolina); taxi; coche de alquiler sin conductor; etc.

Habla con tu familia y con alguna asociación de pacientes, para que te ayuden a encontrar opciones. Incluso sin coche, ni mucho menos tienes que permanecer encerrado. Hay muchas alternativas para seguir en marcha.

Referencias

Fecha de publicación: 06/2018

1806059289